Aviones 0 347

El bombardeo del 16 de junio de 1955 a Plaza de Mayo fue la antesala del golpe que derrocó a Juan Domingo Perón en septiembre del mismo año. Dejó 308 muertos, la mayoría civiles, ya que el grueso de las bombas cayó sobre población indefensa.

El bombardeo del 16 de junio de 1955 a Plaza de Mayo, fue la antesala del golpe que derrocó al Presidente Juan Domingo Perón en septiembre del mismo año.
La masacre de Plaza de Mayo dejó 308 muertos, la mayoría civiles, según estableció una investigación del Archivo Nacional de la Memoria (ANM) divulgada en el 2009 por el entonces secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.
Sólo 12 de los fallecidos (4 por ciento del total) estaban adentro de la Casa de Gobierno, donde impactaron 29 bombas, de las que estallaron seis.
“El resto de las bombas, proyectiles y fusiles semiautomáticos FN de fabricación belga que los infantes de Marina estrenaron ese día, estuvieron dirigidos a la población”, según el informe con las principales conclusiones de la investigación del ANM.

En “connivencia con sectores políticos y eclesiásticos”, las Fuerzas Armadas “descargaron sus bombas y ametralladoras” contra la población civil “como forma de implantar el terror y el escarmiento, para lograr la toma del poder”

Hoy sigue intacta la cultura del odio a lo popular con otros rostros, legado de otras generaciones que se les fue inculcando, y que siguen regando para que no se marchite. Cualquier excusa es válida para manifestarlo, creemos que sólo es de un sector social, y como en el ’55, hay un gran arco político que ya no lo oculta, es lamentable que para aquéllos que proclaman que defienden la vida, a los desprotegidos, lo popular, es solamente un espejo donde verse. Hasta les debe ser molesto llevar esa mochila colmada de contradicciones.

La división los envalentonó, no es excusa la predica mediática, esos nombres cargados de odio y desprecio que le ponen a las mayorías populares y sobre todo al peronismo hasta les molestan las políticas populistas; toman la palabra populismo como si fuera mala palabra, como tantas otras que se fueron deformando a través del tiempo (Populismo: una postura política que busca, a través de diversas estrategias, el apoyo y consentimiento de las clases populares). Sin embargo, el término populismo es considerado mucho más amplio y complejo de definir.

Esto se debe a que se denomina como populismo a diversas realidades, propuestas y estrategias políticas, económicas, sociales y culturales, que proponen defender los intereses generales de la sociedad a fin de alcanzar el bienestar común de los ciudadanos.

Hoy, a 67 años nos preguntamos si lo volverían hacer, creemos que sí, porque en la mayoría de sus manifestaciones todavía no se bajaron de los aviones, cambiaron bombas por palabras ofensivas que siguen doliendo, siguen predicando la muerte ante la vida, revindican la dictadura militar desde lugares de representatividad, sus proyectos solo se basan en la quita de derechos desde un lugar donde se proclaman como la reserva moral y todo lo que no acuerdan con sus prácticas son un colectivos de inmorales que ya hablaron y tuvieron muchos derechos, creo más que son las reservas de una esquizofrenia política, están perdidos en tiempo y espacio.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Corre limpia barre 0 566

En tiempos de cáscaras marketineras vacías de contenido político, la falta de creatividad y propuestas para solucionar problemas, aparecen slogans con propuestas facilistas con frases acordes a una necesidad social de poder modificar realidades que están lejos de solucionarse.
Con respecto al tema de volver al servicio militar, es un proyecto -ajeno a la lógica que tiene que ver con la vida- mucho tiempo lo manejó el Diputado Olmedo de la provincia de Salta, volvió a la carga la ministra Patricia Bullrich durante el anterior Gobierno.

Justamente, en el momento que tiene que ver hoy con la Argentina y como viene avanzando y no solamente en estos temas. Hay una especie de discriminación de gran parte de la sociedad que se suma ante la necesidad de solucionar determinados problemas de manera ligera que se va alimentando desde los distintos medios de comunicación como estrategia mediática en línea con los que mandan.

Ya veníamos analizando todos estos temas enganchados con el de la inseguridad, en cuanto a más cámaras de seguridad y más policías; como si realmente esa fuera la solución. Estamos acostumbrados a atacar las consecuencias y no las causas. Creemos que es inviable. Y no lo decimos solamente algunos organismos de DDHH sino que -también desde algunos sectores del ejército- precisamente el ex general Balza en su momento presentó un proyecto antes de la derogación por medio de un decreto del ex presidente Menem de terminar con el servicio militar obligatorio luego de la muerte del soldado Carrasco, pasando así a ser voluntario.
Insistir con esto, es retroceder ante los cambios que necesita la sociedad. El tema tiene que ver con las posibilidades y los proyectos de vida que tengan los jóvenes, esto no es de ahora.

Desde los comienzos de la democracia, todo lo que tenga que ver con dichos proyectos se fueron distanciando cada vez más; lo único que encuentran es una sociedad en el medio vacía por falta de proyectos políticos de parte del Estado que terminan en salidas como la de adicciones, violencia, angustia y desorientación. Hoy, la sociedad está partida por la construcción de la violencia que se va profundizando hasta en las cosas simples.

Aquellos que creen que el servicio militar es una alternativa para los jóvenes que no están trabajando ni estudiando, creemos que se está ante una mirada errónea. Para aquellos que lo hicieron en su momento, eran otros tiempos y otra cultura; muchos creían que LACOLIMBA era “correr, limpiar y barrer” pero en realidad era un lugar de opresión, violencia y malas prácticas que nada tiene que ver con el crecimiento humano.

Históricamente se han utilizado a los soldados desde el poder – no sería descabellado pensar que estos nuevos inventos políticos que solo hablan de represión para cubrir proyecto de exclusión- quisieran hacer lo mismo para utilizarlos contra la ciudadanía y sumarlos a las fuerzas de la inseguridad para controlar a los pobres. Estaría bueno preguntarles a los que pregonan estos tipos de proyectos qué solución les daría a los jóvenes cuando terminen el servicio militar en ese contexto político liberal conservador que pregonan.

La política debe realizar proyectos de vida para los jóvenes, volver a distribuir las posibilidades y no hablar de banalidades desde una mediocridad tal en los discursos simplistas y carentes de lógica que se escuchan en una gran mayoría de representantes con poder de decisión.

Las políticas que se vienen generando a través de los tiempos nos van llevando a estas tristes situaciones y a un vacío y angustia tan grande que incitan a una determinada violencia social como matar por un par de zapatillas, lastimar a los ancianos para robarles, el maltrato al medio ambiente y tantos hechos sumamente dolorosos. Vemos que se ha distorsionado tanto la parte humana y siguen proponiendo soluciones simplistas a la falta de políticas que tengan que ver con todos y no con sectores privilegiados.

Este problema es mucho más profundo que no lo va a solucionar un servicio militar esporádico; a estos sectores vulnerables va a generarles más dolor cuando tengan que soportar: por el mismo sistema perverso que hay ahí adentro, donde enseñan el desprecio a la vida humana, el mal trato hacia el otro, sabido y denunciado es lo que pasó en Malvinas con las torturas y vejaciones que sufrieron los soldados en la guerra.

Los jóvenes de estos tiempos conviven con la agresión y la violencia en los distintos lugares que concurren; por eso muchas veces desahogan angustias por caminos equivocados; sería bueno preguntarles y escucharlos para saber qué les pasa , que esperan de la vida y de nosotros, por donde creen que deben transitar sus proyectos de vida , pero no, es más fácil pensar por ellos, ponerles personajes violentos (patovica)que los lastimen en boliche violando derechos y pasar muchas veces por situaciones límites discriminatorias

Hay una perversidad y violencia institucional desde el Estado en complicidad con municipios y gobiernos comunales que son alarmantes.
Los jóvenes siempre fueron parte de la política, por eso desaparecieron 30 mil; en los años 70 había otro compromiso y otra formación política, había otros proyectos de vida y otras miradas de la política, antes el que quería elegir trabajar trabajaba y el que quería estudiar también y había posibilidades- cuando se habla de posibilidades no se habla de una asignación, o un subsidio , para dar como paliativo, no, se estamos hablando de distribuir las posibilidades : de que las personas tengan abiertas las puertas, de las fábricas, universidades etc, acorde con lo que genera nuestro país, no que se sigan llevando nuestros sueños.

Los 90 fueron un proyecto de los sectores de poder, nos llevó a esto, a despolitizar la dirigencia política a estas prácticas que estamos viviendo hoy , que nos dejó sin proyecto de vida ni política, hasta una consultora puso un presidente de la nación, antes con la militancia de los jóvenes eso era inviable , porque todo se realizaba en los partidos políticos, el dirigente que subía tenía ese compromiso, volvía a la básica o al comité a exponer y a decir lo que estaba haciendo o dejando de hacer en un cargo público, hoy no.

Hoy, una persona que tiene dinero se busca una consultora se arma su marketing, usa el escudo de un partido y se presenta sin ningún tipo de compromiso ni deber con nadie y menos dar explicaciones de sus actos, esto profundiza más los problemas; antes se discutía se buscaban y elaboraban proyectos, nos enseñaban a elaborarlos desde la militancia se juntaban en mesas de discusiones unos buscaban los pro y otros los contra pero salía lo positivo basados en ideas consensuadas y cuando se generaba un proyecto político para la comunidad se defendía; hoy no se elaboran proyectos, hoy se improvisa como si gobernar fuera una medición de rating en TV; cabe preguntarse si el gobierno actual que entro en el tercer año , tiene un proyecto político de país.
La política se tiene que basar en la lógica, la vuelta del servicio militar es una cosa ilógica y se cae por su propio peso, como se está cayendo todo este tema de la inseguridad, que le han mentido a la gente que con cámaras y gendarmes se iban a solucionar los problemas, y vemos que no es así, al contrario, se está profundizando más.

Lo del Servicio Militar es un globo de ensayo como tantos otros como distracción.
Hace mucho tiempo que venimos reflexionando y diciendo que es una vergüenza ver como un paisaje natural a los pibes comiendo de los tarros de la basura y ver tanta gente pobre sin rumbo por la calle después de todo el dinero que entro al país en todos estos años , después que volvimos a insertarnos en el mundo en el tema económico, que estemos retrocediendo así…ya que es muy triste la pobreza, lo peor que nos puede pasar es tener un pobre al lado en un país entre comillas que todos dicen que es rico y que la riqueza se la sigan llevando esos pocos grupos económicos que estuvieron siempre en golpes de estado en dictaduras.

Nos llenaron la casa de pobres y ahora los quieren aniquilar como si el único culpable fuera el pobre, siendo que los sectores populares le dieron al Estado para que les cuide la educación, la justicia y el estado se lo despilfarró les quitó todos los derechos y garantías les quitó el trabajo, la salud, el proyecto de vida, son muertos vivos en una sociedad que no genera ni trabajo ni educación ni salud y ahora los quieren marginar y castigar como si ellos fueran culpables de lo que nos está pasando. No son culpables, son víctimas y tenemos que pensar más en el otro como sociedad no ser tan simples en las miradas.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

 

Mal mirados 0 842

Una nueva palabra hecha frase: “El avance de la derecha”, que garantiza la continuidad de lo que vivimos históricamente, justificando el arremeter sobre los derechos constitucionales con prácticas que vistas en el tiempo no deben asombrarnos.
La falta de soluciones a problemas, tomados con total liviandad, se impuso la idea represiva ante las consecuencias de tamaños problemas sociales que se profundizan.

Las movilizaciones cuyo único fin son luchar por defender derechos; el cortar calles es por el sufrimiento de la clase empobrecida que no para de caer en lo profundo de la desigualdad y ser visibles a una clase dirigente que en su mayoría ha construido un mundo paralelo alejado totalmente de la realidad que como repuestas intenta controlar socialmente y vigilar como si la sociedad viviera en un experimento.

¿Hasta dónde la sociedad será capaz de soportar los intentos de vulnerar sus derechos, por parte del Estado representativo?

Debemos analizar que no pasa por un partido político que gobierna ni por determinados nombres que nos representan , es una cultura que tienen, son muchas preguntas del porque y las repuestas no llegan, se sigue caminando por líneas paralelas marcadamente diferente a las mayorías.

Lo mediático se impone a la política como generadora de cambios y soluciones, ante este avance tendencioso bajan mensajes con proyectos de leyes u ordenanzas con fines de control social.
Esto no es nuevo en 2014 se presentó un proyecto para reglamentar las protestas y tuvo el rechazo unánime de organizaciones sociales de la ley anti piquetes, también en ese año el Sociólogo y asesor en Seguridad Andrés Pérez Esquivel expresaba que el DNI “inteligente” que anunciaba el Ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, convertiría a la Argentina en “el país con la vigilancia más invasiva del mundo”.

En este 2022 se denuncia al gobierno de CABA por las Cámaras de reconocimiento facial, hoy Argentina, el país más vigilado de la región triste ranking a 39 años de recuperar la democracia.

Estas actitudes históricas de gobierno violando derechos, terminan dando lugar a personajes como el Presidente de la Corte Suprema de justicia Horacio Rosatti que entra como juez por decreto y hoy viola la Constitución con total impunidad ,siempre nos hablan de un país invisible que solo los gobernantes lo ven, para nosotros es invisible, creemos ºque con estos comportamientos políticos se parecen más al cuento de Lewis Carroll Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas pero que lo nuestro no sea caer en un poso sino salir de el con derechos pleno.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Most Popular Topics

Editor Picks