Chile 0 997

Comunicado emitido por diversas entidades de Derechos Humanos.

Rosario, 23 de octubre de 2019

Señor Cónsul de Chile en Rosario

Las organizaciones de derechos humanos, sociales, gremiales y estudiantiles nucleadas en el Espacio Juicio y Castigo Rosario, solidarias por razones propias y haciéndonos eco de las denuncias de organismos hermanos de la república de Chile, manifestamos nuestro repudio a la violenta represión desatada por el presidente Sebastián Piñera. Y expresamos nuestra profunda preocupación ante la respuesta que ha dado su gobierno a las demandas populares.
Ninguna medida represiva beneficia a la paz y convivencia social. Rechazamos los argumentos banales que ponderan “la protección de los bienes materiales” por sobre la protección de la vida e integridad de las personas.
La sociedad chilena, sus estudiantes y trabajadores, han dado muestras sobradas de paciencia y respeto a la Constitución e institucionalidad.
Pero ante las medidas económicas antipopulares del gobierno de Piñera, no ha podido ejercer libremente su derecho a la protesta, siendo objeto de una feroz represión con decenas de muertos y heridos.
Nos solidarizamos con el pueblo de Chile y apoyamos sus demandas, que expresan el descontento con políticas gubernamentales que, como ocurre en cada uno de los países que sigue las recetas del Fondo Monetario Internacional (FMI), sólo vulneran derechos y empobrecen a las mayorías populares. Demasiado padeció la nación chilena bajo la dictadura genocida pinochetista como para soportar, en un gobierno constitucional, políticas y medidas represivas cortadas por la misma tijera y paridas por los mismos intereses económicos.
Basta de represión al pueblo chileno.
No al estado de emergencia y al toque de queda. Solución a las demandas del pueblo chileno.
No Olvidamos, No perdonamos, No Nos reconciliamos.

Espacio Juicio y Castigo, Familiares de Desaparecidos, Ronda de las Madres, Asociación DDHH Cañada de Gómez.
Siguen las firmas

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

El Hijo del Pueblo 0 1053

Por Federico Montani

Lo que sucedió el 8 de Mayo del 2019 no es una cosa menor, aislada en el espacio y en el tiempo, no. Lo que pasó ese miércoles fue nada menos que el primer tributo y homenaje en toda la historia de nuestra ciudad, a un ser que durante casi toda su vida, es decir, durante casi toda la historia Argentina fue no solo perseguido, censurado, hostigado, insultado, calumniado, injuriado, vigilado, espiado y exiliado sino que también fue invisibilizado, ninguneado y olvidado por todos, absolutamente todos. Desde la política, la “justicia” y los medios, hasta toda la hipócrita e ignorante sociedad en la que vivimos.
Recién a partir de los comienzos de este siglo en el que estamos, comenzó a ser lentamente admirado, premiado, visibilizado y reconocido por este país tan poco diseñado para reconocer a los otros.
“Sin prisa, pero sin pausa” como diría el gran Goethe, el legendario, incansable e imborrable escritor de “La Patagonia Rebelde” empezó a ser tratado como siempre debió haberlo sido, por todos aquellos que durante casi toda su vida, no hicieron más que dañarlo y tratar de olvidarlo, gracias al cielo, sin éxito alguno. Ya que el viejo anarquista argentino-alemán, nacido en Santa Fe, en su paso por esta vida no dejó indiferente a nadie. Aquel hombre exiliado por el primer peronismo en 1947 y luego por las 3 A y los militares, insultado por el sobrevalorado “Padre de la Democracia”, enjuiciado por el nefasto emperador Carlos Saúl I y declarado “persona no grata” por el mismísimo Senado de la Nación en los 90`s, se hizo paso disipando todas las mentiras e ilusiones sin perderse y siguió viviendo con la intensidad y la hermosura que lo caracterizaban.
Ni la maldad de los hombres, ni la indiferencia de los hipócritas y ni siquiera el paso del tiempo, lograron barrerlo y dejarlo fuera de combate.
Quizás la pasión y el amor con el que escribo estás líneas me impidan darme cuenta de que Osvaldo era al igual que todos nosotros, un ser humano, de carne y hueso. Con todas las grandezas y las miserias que tenemos los mortales. Y mi escrito pueda ser un tanto sesgado sobre la increíble personalidad de la que les hablo, no lo niego. Pero cuando se trata de los grandes hombres de la historia, es muy difícil dejar a un lado las pasiones, los sentimientos y los pensamientos subjetivos y emocionales, ya que estos forman parte de lo que se construye cuando se pasa por la vida haciendo el bien y nada más que el bien, buscando la verdad y nada más que la verdad, soñando y caminando en búsqueda de una utopía, tal vez imposible de alcanzar. Pero con la fuerza, la intransigencia, la rebeldía y la esperanza de dejar todo en el camino con tal de llegar a realizar el sueño.
Por eso es que no puedo ser objetivo a la hora de hablar sobre este hombre, de nombre Osvaldo Bayer.
¿Quién fue Osvaldo Bayer? ¿Quién es Osvaldo Bayer?
Esa es una de las grandes preguntas que el pasado miércoles fueron respondidas por el propio Osvaldo.
Yo, en mi maravillosa e inolvidable experiencia puedo contarles a todos ustedes, quién fue este señor.
Corría el año 1979 y las Madres de Plaza de Mayo realizaban su primer viaje al exterior, más precisamente a Alemania. La Iglesia Evangélica Alemana, que siempre fue muy progresista y adinerada, ofrecía a las Madres alojarse en un hotel 5 estrellas, con todos los lujos que uno pueda imaginarse. Por otra parte, Osvaldo, quién ya estaba exiliado y vivía en Berlín, en un pequeño y precario departamento vacío, sin ningún mueble, más que una cama y dos sillas, ofreció a las Madres el parar allí, sin tener necesidad alguna de hacer semejante ofrecimiento. Pensando en que por razones lógicas las Madres optarían por alojarse en el hotel que les pagaba la Iglesia Luterana Alemana. Pero para su sorpresa, Las Madres eligieron parar en su pobre departamento y vivir con el durante toda su estadía en aquel país. En reconocimiento a todo lo que Osvaldo hizo tanto en Argentina como en Europa contra la dictadura cívico-militar, contra el fascismo, por la democracia, por la libertad y especialmente, por sus hijos recientemente desaparecidos por los asesinos que habían tomado el poder por las armas.
Esa noche, las Madres durmieron en su cama y el, en el baño.

Ese era Osvaldo Bayer, un verdadero Hijo del Pueblo.

Con Juancho Sosa se fue un incansable de la escena musical cañadense 0 976

Hubo tiempos, los primeros de la televisión local, en los que cuando un grupo de entusiastas imaginaba un nuevo programa y llegaba al tema musical de la presentación, surgía al toque el nombre de a quién acudir para manguear el material: Juancho Sosa.

Además de ésos, mis primeros recuerdos de Juan fueron durante la corta pero intensa existencia de la Casa Popular del Arte y la Cultura, que funcionaba en una vieja casona de Centenario y Sarmiento, donde ahora se está levantando un edificio de departamentos.
En medio del caos financiero de la institución, el único medio de ingreso monetario eran las peñas, en las que se anotaban todo tipo de grupos y solistas. Uno de ellos era la banda de Juancho, de la que no recuerdo el nombre. Sí me acuerdo, en esos primeros años pos recuperación de la democracia, que el final de la actuación era con la guajira del Che, en la que de un lado los peronistas haciendo la V, y del otro los zurdos elevando su puño al aire, se toreaban amenazando con la gresca inminente, obligando a la intervención de las autoridades de la Casa, que inmediatamente eran acusados de fascistas por ambos bandos y por los propios músicos.

Juan siguió prestando CDs, armando bandas y también haciendo radio. Siempre sobre música, una de las pasiones de su vida.
Contemporáneo, Las Viejas, Los Cosos de al Lado, ConFusión y muchas más. Juancho con su guitarra, su hermano el Tommy, e innumerables compañeros en escenarios de toda laya, en los que desde hoy va a estar faltando un grande.

Roberto Larocca

Most Popular Topics

Editor Picks