Deconstrucción, a 44 años 0 174

Hoy, 24 de marzo de 2020, a tres meses de esta nueva etapa, después de cuatro años con empresarios en el poder, con algunos de los grupos civiles cómplices del golpe del 76 en el gobierno, lamentablemente se cumplió no lo que prometieron, sino aquello que muchos preveíamos.

Sabemos que el aliento a ese giro a la derecha que está ocurriendo en buena parte de Nuestra América, como Brasil, el golpe en Bolivia, Venezuela, Chile, responde a una necesidad de intereses que están mucho más allá de la gente y de los estado-nación, intereses que fundamentan su accionar en el negocio y el poder. Intereses que crean dinero para sus bolsillos y nos convidan con sobras. De este modo, llevan a tarifazos, desocupación, hambre, injusticia, que también es terrorismo de estado. Pero, a pesar de esto, vimos como buena parte de esa gente les dio su apoyo. Entonces nos preguntamos ¿cómo fuimos capaces de votar a nuestros verdugos?

Y ensayar una respuesta transita por cuestiones tan complejas y tan simples como la mente humana y su bolsillo. Igual aventuramos unas hipótesis. Creemos que, por un lado, a pesar de los beneficios de los gobiernos populares, si este no destraba algunas cuestiones estructurales, si no cuestiona los yerros, si no le interesa o no logra superarse, tarde o temprano se desgasta y colabora en crear un clima negativo. No hay capitalismo justo y si existe no tardará en ser salvaje. Y por el otro, somos incapaces todavía de crear algo distinto desde los sectores populares, creemos que estos tiempos son una nueva oportunidad intentar lograrlo con participación activa.

El desafío, como decíamos en años anteriores, para los que estamos de este lado, sigue siendo la unión de los que buscamos un mundo antiimperialista, anticapitalista y anti patriarcal. Como dice Alfredo Grande, el primer requisito es el deseo de unión. Una unión programática y conceptual, la que haga falta. Y diferenciarla de la unidad, que siempre termina siendo reaccionaria, hegemónica, conservadora; la unión es otra cosa, tolera la diversidad, la necesita. La unidad termina aplastando la diversidad. Y otro factor imprescindible es una necesaria, sincera y profunda autocrítica de los que trabajamos por la unión.

Por último, destacamos los resortes democráticos que el pueblo se encarga de mantener ejercitado, saliendo a la calle, como ante el intento del dos por uno, del “blanqueamiento” de las Fuerzas Armadas, ocultaron la persecución hasta la muerte de Santiago Maldonado, justificaron los tiros por la espalda a un pibe de nueve años, en fin, de muchos de los casos de violación de derechos humanos que no debemos permitir que sigan ocurriendo en democracia. Y valoramos los movimientos de las mujeres anti patriarcales y de los colectivos socios ambientales, que siguen madurando a través de sus luchas, que siguen creciendo, que siguen ampliando sus bases de legitimación. Que subvierten el orden, que proponen nuevas formas de organización y acción. No sabemos si hoy son LA respuesta, con mayúscula, pero sí que ahí hay que poner la lupa para buscarla. Hoy nos encuentra aislados socialmente pero unidos en nuestros hogares, que nos sirva para entender que no somos islas que el otro somos todos .

Por un pueblo que pueda repensar su historia para aprender. Un pueblo crítico, atento y participativo que siga gritando cada vez que haga falta nunca más.

ASOCIACIÓN DDHH CAÑADA DE GOMEZ

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Pocho 0 1059

Querido e inolvidable Pocho:

Guardo recuerdos de tu bondad por el otro, la dulzura en tus charlas, el saludo y la mano extendida de apretada simple y sincera, el compartir el pan con tus queridos pibes del barrio con los que recorriste vida, la camiseta del glorioso Newell’s Old Boys de Rosario. Toda tu siembra seguirá viva y sí, realmente sos un ángel, un fuerte abrazo en donde estés, el universo es infinito y en algún lugar seguramente estarás mateando y preguntándote el porqué de esas balas que siguen matando con total impunidad, a las que nadie las quiere parar y siguen cargando sin importarles la vida del necesitado y de los que luchan por el otro.

Estuvimos compartiendo un seminario en el año 99 ,en General Roca (Río Negro), recuerdo Pocho como les cocinabas a los jóvenes que llevaste, compartías charlas, música, anécdotas y ese clima solidario que estaba siempre presente en tu andar, esa forma de explicar cosas que tenías, donde me contabas la construcción junto al Padre Montaldo, allá en el barrio Ludueña, y la mirada social del mismo.

A fines del año 99 llegaron tiempos de cambio de gobierno, donde el descontento marcaba una tendencia al triunfo del nuevo signo político: la Alianza, que resultó el verdugo de Pocho y tantas víctimas de la represión. En cada movida o encuentro el Pocho estaba presente, y como nos pasa con muchos cumpas hoy, compartimos el grito de los excluidos en la Plaza San Martín de Rosario junto a Rubén Naranjo, inolvidable militante comprometido por los derechos humanos, y tantos otros.

Recuerdo como si fuera hoy el encuentro casual frente al cine Village, parado con su bici charlamos un buen rato pero andaba con poco tiempo, se iba para el trabajo, pero igual me acompañó para que conozca y charle con el padre Montaldo, ese beso y mano y el “chau Moreno” seguirá siempre presente en mi memoria…
Pocho se convirtió en el ángel de la bicicleta y la impunidad en rey, pasaron 18 años de tu asesinato y la política de estos gobiernos anti populares siguen planteando represión como solución a la exclusión que sigue matando generaciones en vida. Que la memoria sirva para que la búsqueda política sea distribuir las posibilidades para incluir, y no policías con armas para control social, y para no repetir esta triste historia que sigue marcando un profundo dolor colectivo.

Querido Pocho, a los que luchan como lo hiciste vos se los lleva presente en cada lucha colectiva contra la injusticia, la que sigue creciendo impunemente.

Rubén Kelo Moreno

Crueles 0 750

Por: Rubén Eduardo “Kelo” Moreno.

A los grandes evasores de plata negra les abrieron las puertas para limpiarlos, sin preguntar de dónde provenía dicho capital.

A monotributistas les mandaban carta documentos y embargo por deudas que no superaban los $4000; desmantelaron a los jubilados; aumentaron los niveles de pobreza; desocuparon a miles de trabajadores. Este gobierno despreció a los discapacitados, profundizó la contaminación tanto con mineras como con agrotóxicos, y además fue servil con los capitales más salvajes.

Nunca nadie representó tanto al cipayismo: mataron por la espalda, despreciaron a los sectores necesitados, su Vice aplicó la cultura del odio, se manejaron con desprecio hacia el otro; manipularon información; negaron la realidad a los familiares de las víctimas de un Estado irresponsable.

La cultura del macrismo fue que el dinero vale más que la salud y la vida.
Nos llevaron por un camino sin retorno, gran parte con la complicidad de la oposición que mintió en las palabras y acordó con sus prácticas,- las consecuencias están a la vista-, algunos gorilas pobres se enojan cuando se publican chistes, ironías u opiniones, transformándose estos en fundamentalistas de una clase que no pertenecen (desclasados), se les transmitió la aporofobia de ese Gobierno cruel y perverso.

Costó mucho sacarnos la cultura menemista, esperemos que este nuevo Gobierno encuentre los caminos de inclusión sin excusas y no repita la historia como pasó en la mayoría de los Gobiernos; gobernar para esa minoría que siempre se llevó todo en desmedro de las mayorías que siguen sufriendo la desigualdad.
Cambiemos fue botas con votos y lo botaron con votos, no hace falta esperar toda una gestión para darnos cuenta de los fracasos y logros de un gobierno, hay dos puntos de partida: la elección de sus ministros y donde va gastar el presupuesto.
Se vienen tiempos sin excusas, los porcentajes de extrema pobreza que la sufren estas desigualdades se quedó sin agujero en su cinturón se necesitan políticas públicas para salir de la crisis, no limosna como se viene haciendo a la falta de soluciones, necesitamos solidaridad y no caridad como principio político y no honrar deudas; decía Eduardo Galeano: “La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”. Este nuevo gobierno debe basarse en lo humano, si no terminará en una nueva frustración.
Tener esperanzas ayuda, pero tengamos ciertas reservas.

Rubén Eduardo Moreno

Most Popular Topics

Editor Picks