Días de cuarentena, o la acción de hacer nada 0 1681

Transcurre la octava jornada de la medida, y la vida cambió para todos. Un joven periodista cañadense, Agustín Opezzo, reflexiona sobre la circunstancia que nos toca vivir.

Cañada de Gómez, Santa Fe. Argentina.
Cuarentena, día 8.

Comienza una nueva semana de cuarentena. Las calles de la ciudad están vacías. Extrañas las mismas caras que estabas cansado de ver. La pelota ya no corre por el césped, ni rebota en el parquet. La forma de vivir se ve totalmente expuesta a cambios radicales y nos genera pánico. Psicólogos y profesionales se ponen al servicio de la ciudadanía para ser consultados gratuitamente. Esta vez, el enemigo no es el del equipo rival, tampoco lo es el que piensa distinto. Ésta vez el enemigo está oculto. Se ríe de nosotros mientras caminamos, y se multiplica a medida que nuestros pies suman pasos. En silencio, sigilosamente, se va adentrando en nuestras vidas. Todavía no lo sentimos, no lo percibimos, aún lo notamos distante. Pero está acá, ya llegó y está entre nosotros. Nuestra única arma es la acción de hacer nada , o podemos también decir la no acción. Parece una contradicción, pero así lo es.

Las medidas tomadas por el Presidente Alberto Fernández y su gabinete fueron aceptadas por la sociedad en su conjunto. No creo que haya habido en la historia de nuestro país un acatamiento de ésta magnitud. Definamos ésto: el acatamiento a las órdenes declaradas por el Estado puede ser forzoso o voluntario. A lo que me refiero con acatamiento forzoso es a la negación y al desacuerdo de éste, por ejemplo el estado de sitio declarado por gobiernos de facto; en el caso de un acatamiento voluntario, si bien hay una orden y debe ser cumplida, no existe rechazo por parte de la sociedad.
No creo que haya precedentes inmediatos y me atrevo a decir que no los hay en la historia nacional, de un acuerdo tácito entre los ciudadanos y el Estado. Qué paradójico es que la globalización nos vuelva más individualistas, y que la cuarentena nos una como sociedad. El pueblo argentino y la comunidad mundial en su totalidad aplaudió la rápida acción del gobierno argentino.

Países como Brasil, Estados Unidos, México, entre otros, no le dieron importancia a la pandemia. Hoy tienen grandes focos de infección y muy poco margen para poder dar marcha atrás, prevenir y controlar el contagio.

La economía es un factor importante y determinante en la vida de cada uno de nosotros, para el país y para el mundo. No hay certezas de lo que pasará con la economía global. Las grandes potencias se vieron afectadas por la pandemia y el mercado financiero se puso en jaque. Nuestra Nación, en conjunto con el grupo de los 20, está promoviendo un plan mundial de ayuda para los países más pobres.
En nuestro país, el gobierno puso por
delante las cuestiones sanitarias por sobre las económicas. Tomó medidas para sostener las economías de las clases bajas y de los sectores medios, así como también de todos aquéllos que dejaron de producir y trabajar por motivos de salud. Esto generará, sin dudas, una emisión de dinero que traerá por consiguiente inflación. ¿Por qué? Porque se destina dinero y no hay actividad en el mercado. Es una medida eficaz en respuesta a un problema inmediato, pero problemático a mediano y largo plazo. ¿Está bien? ¿Está mal?
¿Quien me lo puede decir?

El caso concreto es que a un trabajador al que suspenden por inactividad en la fábrica, va a tener un apoyo para poder subsistir unos días. La mujer que se quedó sin trabajo porque la tienda de ropa cerró temporalmente, va a percibir la ayuda del gobierno. A su vez el dueño de ese local de ropa que cerró temporalmente, recibirá ayuda del gobierno para no pagar alquiler, impuestos y cargas sociales por inactividad. Todas decisiones sensatas y humanitarias, a las cuales nadie discute.
Lo que a muchos les genera incertidumbre y pánico es ¿qué pasará con la economía después?. Hay personas que imaginan un colapso en la economía y auguran lo peor.

Pero, ¿saben qué? vivimos en Argentina, y la triste la realidad es que nunca sabemos qué va a a pasar mañana. Vivimos en un país impredecible, donde el dólar vuela y a la inflación le gusta jugar en el ascensor. Y siempre nuestro pueblo sale de las malas laburando. El “gringo”, el comerciante, los profesionales, absolutamente todos vamos a poner el lomo y salir adelante, como lo marca nuestra historia.
Hoy lo importante es la salud de los nuestros, hoy la patria está siendo dañada y tenemos la responsabilidad moral y jurídica de hacerle frente. ¿Cómo? Quedándonos en nuestros hogares.

¿Querés ayudar? Quedáte en tu casa. Hay miles de profesionales de la salud poniendo en juego su propia vida, miles de empleados de las fuerzas de seguridad en la calle exponiéndose al virus, muchísimos empleados de comercios que deben seguir abiertos para proveernos alimentos y artículos de primera necesidad, también expuestos a contagio. Seamos respetuosos y sobre todo, RESPONSABLES. No juguemos con la vida de los demás.

Ayer por la tarde recibí la triste noticia del fallecimiento del padre de un amigo italiano a causa del virus. Se me desgarra el corazón y se me hiela la sangre al solo hecho de imaginar ver morir a mis padres, tendidos en una cama, sin poder hacer absolutamente
nada. No se lo deseo absolutamente a nadie.

Los días de fútbol van a volver, y ¿qué mejor que vivirlo con los tuyos?. Todo regresará a la normalidad, y ¿qué mejor que compartir unos mates y charlar con los que querés?. Seamos
pacientes. No vivamos con la culpa de saber que pudimos haber hecho las cosas bien. No vivamos arrepentidos. Sigamos con la conciencia tranquila de haber respetado las normas y de haber asumido nuestra responsabilidad.

 

Agustín Opezzo.
27/03/2020

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A la izquierda del padre 0 615

Es inadmisible lo que han hecho con nosotras durante miles de años y últimamente con más intensidad y frecuencia; quizás muchas no nos demos cuenta y veamos como algo natural el mal trato que recibimos a diario en pequeñas cosas como por ejemplo escuchar y tararear la letra de una canción cuyo contenido nos denigra y nos rebaja como personas o cuando participamos activamente de marchas reclamando nuestros derechos nos tildan de asesinas, degeneradas o putas, ni hablar cuando aplicamos el lenguaje inclusivo: el rechazo, la burla y los chistes jocosos tildándonos de ridículas y tilingas.

Así, en pequeñas actitudes es donde se agiganta el odio y el rechazo hacia nosotras, no solo tenemos que lidiar con el macho sino también con la falta de sororidad de nuestras pares, por eso es muy importante exigir que todas las Instituciones públicas y privadas tengan que formarse y capacitarse obligatoriamente en perspectiva de género.

La insensibilidad y desidia la notamos también en el Sistema Judicial y en el mismo Estado a cuyos lugares recurrimos por ayuda –nuestra institución recibe permanentes denuncias sobre el tema.-

Compañeras: ante la urgencia que amerita el desenlace fatal de muchas de nosotras, debemos exigir que sean aprobados con toda celeridad los distintos proyectos de ley que respaldan nuestros pedidos más urgentes.

Debemos aprovechar esta etapa donde nos prometieron que iban a sumarnos más derechos, bien, ¡exijámoslo!.
En nuestra localidad realmente hay compañeras que la están pasando muy mal, debemos ponernos firmes y exigir que ante cualquier denuncia por violencia, sean atendidas en otro lugar, lejos de la Jefatura de Policía, ya que es una Institución violenta, debido al mal trato que reciben las víctimas – y en algunos casos hasta el personal femenino que trabaja en ese lugar-.

Dichas oficinas deberían estar en Fiscalía o en algún espacio físico de Tribunales con personal idóneo, para su contención y protección, como corresponde y especialmente que se invierta económicamente en fuertes campañas serias y no de marketing con contenidos por escrito y distribuidos a toda la población para su información, prevención y solidaridad para con aquellas que sufren violencia de género.

Entre tantas violencias que sufrimos las mujeres, no podemos dejar pasar la VIOLENCIA OBSTÉTRICA (desconocimiento de los protocolos ILE, sobre todo en el tratamiento que aplican algunos objetores de conciencia obstaculizando la práctica, es muy importante remarcarlo.

Entre los enemigos naturales que tenemos debemos reconocer a los medios de comunicación, que, para mayor rating hacen que la noticia de mujeres asesinadas sea algo natural y en los programas de opinión deforman la realidad re victimizando a la víctima.

Existen infinidades de denuncias que podríamos agregar, pero no nos alcanzaría el tiempo, pero bueno lo importante y bueno de ser mujer, es que tenemos lo que hay que tener para seguir luchando por nuestros derechos y decirles a las más escépticas que sean SORORAS, porque mañana pueden tocar sus puertas, no están libres del peligro que nos rodea, que nuestra vida vale como la de TODAS, TODOS Y TODES.

Adriana Diez
Integrante de la Asociación de DDHH de Cañada de Gómez

Nacidas a la izquierda del padre

Nos han quemado en la hoguera del difunto marido.
Nos han alejado por impuras.
Nos han condenado a los trabajos más duros.
Nos han bajado de la peana de diosas
dividiéndonos en dos dioses varones.
Nos han lapidado por adúlteras.
Nos han etiquetado como débiles mentales y físicas.
Nos han utilizado como esclavas del hombre.
Nos han vendido o cambiado por ganado.
Nos han condenado y mutilado.
Nos han violado como carne sin alma.
Nos han hecho creer que agriamos el vino,
secamos las semillas y oxidamos los metales
Nos crearon de la costilla de varón.
Fuimos causa de los males de la tierra.
Nos han impedido decidir si queremos o no ser madres,
y a la vez nos han esterilizado sin permiso
como modo de detener la pobreza
y salvar así el culo del político de turno.
Los varones que lo han hecho y los que lo han consentido,
han olvidado que nacieron de mujer, inevitablemente.

                                                                  Begoña Abad

 

 

Fanny a cuarenta y tres años 0 709

Fanny Giordano había quedado cesante en los cargos que poseía, en diciembre del año anterior, debido a su concepción de la educación inspirado en el pensamiento socialista latinoamericano, admiradora de Salvador Allende y sus reformas educativas.

Sin tener participación gremial, ni política (motivos generales a la hora de –arrestar por averiguación de antecedentes-) fue elegida por la -gravísima conducta- de indignarse y reaccionar ante las injusticias que provocaba la exclusión y la desigualdad en la educación.

Hoy en la evocación de los 43 años de este acto de violencia irracional, ilícita e injustificable, queremos recordarte y homenajear tu nombre. Y que cada cañadense tenga presente tu imagen y la de todos aquellos que padecieron hechos aberrantes de esta magnitud.

¡Ni olvido ni perdón! ¡Fanny Giordano presente ahora y siempre!

Asociación de Derechos Humanos de Cañada de Gómez

Most Popular Topics

Editor Picks