Duranbarbismo 0 288

La construcción política se fue desdibujando a través de estos 36 años desde la vuelta de la democracia, en los que hubo momentos en que creíamos transitar caminos lógicos hacia un estado que nos protegía cuidando nuestros derechos.

Por Rubén Moreno

Los sectores más desprotegidos confiaron en ese Estado para que les provea la salud, educación, trabajo e igualdad de posibilidades para todos. Contrariamente a ello, despilfarraron, se manejaron con total impunidad y nada de eso pasó, acordaron con sectores de economía concentrada descuidando al Estado, que pasó a ser pasivo ante tantas especulaciones financieras, profundizando crisis y llevando al país a situaciones límites sufridas por la mayoría, la que terminó pagando con lo más valioso que son sus derechos.

El poder que manda siempre se las ingenió para manipular la representatividad, con miedos, decadencia, instalando falsos proyectos, vendiendo paraísos –si no se caía en el infierno-, siempre fueron esos caminos extremos para salir de las crisis y ese único camino las profundizó más.

La idea era poner a representantes, en su mayoría sin formación política. Colocaron cantantes, empresarios, deportista, figuras populares, para imponer ese modelo de exclusión que se fue profundizando hasta hoy.
También hubieron populares, pero nunca se despegaron de los mandamás, no es casualidad que mirando y analizando gráficos todo está económicamente como entonces, si bien debemos reconocer que en sus gestiones se ganaron derechos.

La facilidad que tienen para manipular al electorado: una consultora impone un presidente como si fuera un producto de consumo masivo, un personaje manipulable, obediente con un total desconocimiento de la política que lo pierde en tiempo y espacio, le hacen creer que todo empieza con él, volviendo a lo peor de la historia; un gobierno que impone las peores políticas conocidas , su formas los encierra en la frase “botas con votos”, nadie le pone límites, legisladores, Corte suprema, ausentes a la vista.

Hasta no hace muchos la mayoría de los partidos endiosaban al guía Duran Barba, recomendando lecturas de sus libros. Esa mirada creo que era la equivocada, está a la vista el fracaso, aunque viendo estos tiempos políticos esa cultura Duranbarbista no se quiere erradicar, hablar de la nada para que se crea que la política es solo eso: que lo otro veremos que hacemos improvisando, vemos publicidades hablando del padre carpintero, del pibe que ponía la pelota para compartir, recordar al abuelo, reírse ante una cámara cuando lo ven, tirar globos al cielo y mirarlo con devoción, y una sonrisa que muestra el camino a la felicidad, pero nadie explica cómo, los caminos deberían ser diferentes, hablar, proponer , volver a los tiempos de sueños colectivos, del compromiso cultural de la lucha, de sufrir angustias ante la frustraciones por los que llegaban al poder y no cumplían nuestra expectativas, pero los estados de ánimo se superaban con los compañeros que se daban fuerza, y se volvía a la construcción.

Hoy sólo se le escapa al compromiso, el tema es llegar, no mostrar nada, contar historias, slogans de frases hechas sacadas de algún libro guardado, realmente duele que después de 36 años de democracia se le esquive a la discusión, sólo se ven carteles gigantes, se parece más al famoso cuento de Lewis Carroll, Alicia en el país de las maravillas.

Los problemas son políticos y los debe solucionar la Política, si no se le seguirán abriendo las puertas a los improvisados, y está a la vista como estamos y lo que nos está costando erradicar al Duranbarbismo .

 

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Las BPA en la mira 0 152

Por: Asociación Derechos Humanos CDG

Las cosas no son así, están así

El actual sistema productivo agrícola basado en la alta dependencia de insumos químicos tóxicos y eventos transgénicos, está provocando daños significativos en la salud de las poblaciones humanas, animales y el ambiente en general. Si bien las evidencias en este sentido son cada vez más compartidas y contundentes, los intereses que sustentan el agronegocio son tan influyentes que se establece una especie de zona de conflicto, sobre todo en las poblaciones más expuestas, ante la necesidad de dar una respuesta a la problemática.

En este caso, una fumigación en una zona caliente de Cañada de Gómez, nos sirve de herramienta de análisis para algunos de los distintos puntos de vista.

Pago chico

En la ciudad, para rastrear la legislación existente en materia de reglamentación del uso de los químicos del agro, hay que remontarse hasta los años 80. Desde 1985 regía una ordenanza que prohibía el uso y almacenamiento de los biocidas en un radio que se extendía a los 3000 m (sí, tres mil metros) del ejido urbano. A comienzos del 2018 fue revalidada como todos los años. Y también incumplida por todos los gobiernos municipales, desde su sanción y hasta el año pasado. La actual gestión municipal, que ya va por su tercer mandato, se cansó de decir que no podían hacer nada porque la competencia es de la provincia, que debe hacer cumplir la ley 11273.

Esta legislación provincial no es clara y permite interpretaciones diversas. Tanto que debe haber una zona de resguardo de 500m libre de cualquier aplicación, como lo entendemos quienes queremos alejarlas; como que con determinados productos y con las BPA se puede aplicar hasta el mismo limite periurbano, como promueven los más cercanos al agronegocio. Por ejemplificar solo lo que refiere a los metros sin aplicaciones. La provincia tampoco hizo nada por cumplir ninguna de las reglamentaciones.

A mediados de 2018, después de la denuncia penal de Norma Cabrera, patrocinada por un abogado del “paren de fumigarnos”, contra varias personas (incluida la intendenta), después de la conformación de un colectivo de vecinos movilizados por la problemática y después de que el tema alcanzó una difusión mediática importante, el oficialismo municipal sancionó, a fin de 2018 una nueva ordenanza. Contradiciendo el “no podemos hacer nada”, ahora determinaron una zona de 150m sin aplicaciones. Para muchos, una medida anticonstitucional porque es regresiva en cuanto a la protección del ambiente, respecto de la ordenanza anterior. Igual, ésta sería la vigente.

Los hechos

Calle La Plata, entre Laprida y Alem. Al sur, la ciudad, entre ellos Norma Cabrera, vecina que, cansada de sufrir el deterioro de su salud, de sus animales y de su huerta por la deriva de los agrotóxicos, volvió a poner el cuerpo para denunciar a los responsables. Al norte, el campo de un propietario que no lo trabaja y un productor que lo alquila y produce en él. Actualmente, un cultivo de soja transgénica, que contando 150 m desde calle La Plata está lleno de yuyos, de ahí en adelante solo la soja sobrevive al coctel aplicado en las fumigaciones.

Por el mediodía del 7 de enero de 2019, el productor comenzó una nueva fumigación, esta vez respetando la ordenanza recientemente aprobada por el municipio. Según el ingeniero municipal a cargo, estuvo presente durante toda la aplicación, desde el llenado del tanque hasta que el mosquito salió del campo, el agrónomo responsable del control. Así constató los productos utilizados, en este caso todos de banda verde, un graminicida (cletodin) y dos aceites adherentes, dirección y velocidad del viento. Según el funcionario, todo conforme a la ordenanza.

A la tardecita del mismo día, con la tarea ya realizada, empieza a soplar una briza desde el norte. El aire en la casa de Norma se enrarece y ella, conociéndose, se preocupa. Hace años que viene sufriendo problemas de salud vinculados a las aplicaciones. También la muerte de animales de granja y signos de toxicidad en algunas plantas. Su cuerpo, a esta altura tan sensible a alguno de estos productos como el canario de la mina a la falta de oxigeno, no se deja engañar y reacciona. Y otra vez un recorrido de médicos, policías y abogados que la agota tanto como padecer estas reacciones.

Algo no funciona

Muchos siguen sosteniendo que, si las fumigaciones se realizan “bien”, nadie debería tener problemas y que se podrían realizar prácticamente sin una distancia “buffer”. La aplicación del 7 de enero se hizo conforme a lo que se conoce como BPA. Y respetando la distancia que propone la nueva ordenanza, en este caso, 150 metros de calle La Plata. No obstante, lamentablemente, el cuerpo de Norma nos señala que igualmente alguno de estos productos nocivos para la salud llegó hasta los vecinos.

Este suceso, como muchos otros, demuestra que las BPA son al menos insuficientes para cuidar la salud de la población. Y que, combinados con 150 metros sin aplicaciones, no constituyen una protección seria. Por el contrario, convalida la información científica que sostiene que las fumigaciones, con sus distintas posibles formas de derivas por la interacción con algunas condiciones climáticas imprevisibles, son en cierta forma, incontrolables. Y por eso exigimos, al menos, controlarlas y alejarlas lo más posible. Y anhelamos que se le preste atención a los muchos ejemplos de agricultura sin venenos, que cada vez seduce a más familias productoras y que suman ya muchos años de experiencias.

Asociación Derechos Humanos CDG

Caminos 0 161

Primó la cultura del “todo empieza con nosotros”, sin saber cómo y quiénes lo llevó a la construcción de caminos colmados de errores; donde se fueron perdiendo en tiempo y espacio; es el peor equipo de los últimos 50 años, no colaboró sino que atrasó en todo lo que tiene que ver con políticas públicas, todo lo que sacó con excusas sin sentido se fue diluyendo dejando lo logrado en la nada; no entendiendo la continuidad jurídica.
Sólo le dio fuerzas el anterior Gobierno, sumándole a sectores que tienen miradas parciales sobre política, entrando en una división marcada sobre una estrategia gubernamental con total desprecio por el otro como excusa para llenar sus vacíos contradictorios en el decir y el hacer, su incapacidad llevo a la quiebra económica cruzando a todos los sectores con marcados caminos sin salidas.

Transformaron todo en una timba nunca vista , desmontaron lo colectivo lo que no solo construía en lo económico sino en los lazos humanos, la peor corrupción que llevan adelante es el robarle hasta las propias necesidades a los jubilados, el empleo de miles de trabajadores, los pequeños empresarios, la educación, la salud, los pobres que siguen cayendo sin piso a un vacío sin mañana, los derechos, dan pánico con su manipulación de las garantías constitucionales, hablan proyectando desde la ignorancia como si fuera una charla de asado en alguna estancia con sus amigos, todo se va quebrando socialmente, el caminar con la realidad nos va mostrando desolación, angustias, lágrimas, impotencia, y no sólo lo ve uno, la manipulación perversa de los grandes medios y periodistas obsecuentes del poder .

En esta realidad de mayorías los medios están dejando de ser creíbles en sus manipulaciones, en estos tiempos electorales aparecen las crónicas de los posibles candidatos no dejan de ser solo voluntarismo con una gran distancia entre el decir y el cómo, se siente un profundo dolor que a 36 años de democracia no tengamos proyectos políticos de inclusión con políticas de estados con gobiernos de unidad, solo se escuchan ideas y acciones basadas en sumas de impuestos, ciudades sitiadas , violencia instituciona , reivindicaciones a las fuerzas de seguridad que aparecen en las noticias de los diarios en un 40 por ciento en hechos delictivos, todos saben que son parte del problema y no la solución , mantienen el apoyo político, y en el medio los más angustiados, solitarios, desprotegidos sin encontrar caminos que nos lleven a mejores condiciones de vida.

Que este recambio de próximas elecciones podamos contar con dirigentes representativos que tenga que ver con la democracia y no serviles a los sectores de poder que solo construyen impunidad para enriquecerse y continuar con más de lo mismo.

Rubén Eduardo “Kelo” Moreno

Most Popular Topics

Editor Picks