Mama Pacha ‘Madre Tierra’ 0 3066

Mama Pacha ‘Madre Tierra’: es de todos y nadie tiene más derechos que los demás para lastimarla tanto, sabiendo las consecuencias, no paran. La siguen destruyendo con la complicidad del poder demostrando lo poco que les importa la vida y endiosan lo material.

Por: Ruben Eduardo Kelo Moreno

Alguna vez entenderemos que somos tierra, espiritual como ser y universo como evolución humana, junto a la caña con ruda macho pidamos a la madre tierra por los desocupados, por la inclusión social, por la no violencia, por la igualdad de posibilidades, para que la vida sea más importante que el oro, para recuperar derechos perdidos, para los sin techo, para que los seres tengan lo justo para vivir dignamente en igualdad, por la diversidad, por un medio ambiente sano, por alimentos sanos, por los animales, para amar lo colectivo,
Que las políticas de un Gobierno no sean para un grupo de especuladores que solo traen miseria al Pueblo, que no se utilicen las fuerzas del estado para reprimir al que se expresa cuando le quitan derechos, entender y aceptar que el que piensa diferente no es enemigo, que los seres nacemos en igualdad y que se superen los que practican la Aporofobia, que a la violencia no le sumemos más violencia, que los proyectos políticos estén basado en lo humano para que no fracasen, que el mundo no ponga fronteras políticas para cerrar puerta a los inmigrantes que los matan, maltratan y destruyen niños que saben de inocencia y no de violencias, que el hoy del amor a la pacha sea siempre y tomemos como cultura de vida que compartimos la Madre Tierra con todos.

El hombre es dueño de su destino y su destino es la tierra y él mismo la está destruyendo hasta quedarse sin destino.
Frida Kahlo

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Con Juancho Sosa se fue un incansable de la escena musical cañadense 0 930

Hubo tiempos, los primeros de la televisión local, en los que cuando un grupo de entusiastas imaginaba un nuevo programa y llegaba al tema musical de la presentación, surgía al toque el nombre de a quién acudir para manguear el material: Juancho Sosa.

Además de ésos, mis primeros recuerdos de Juan fueron durante la corta pero intensa existencia de la Casa Popular del Arte y la Cultura, que funcionaba en una vieja casona de Centenario y Sarmiento, donde ahora se está levantando un edificio de departamentos.
En medio del caos financiero de la institución, el único medio de ingreso monetario eran las peñas, en las que se anotaban todo tipo de grupos y solistas. Uno de ellos era la banda de Juancho, de la que no recuerdo el nombre. Sí me acuerdo, en esos primeros años pos recuperación de la democracia, que el final de la actuación era con la guajira del Che, en la que de un lado los peronistas haciendo la V, y del otro los zurdos elevando su puño al aire, se toreaban amenazando con la gresca inminente, obligando a la intervención de las autoridades de la Casa, que inmediatamente eran acusados de fascistas por ambos bandos y por los propios músicos.

Juan siguió prestando CDs, armando bandas y también haciendo radio. Siempre sobre música, una de las pasiones de su vida.
Contemporáneo, Las Viejas, Los Cosos de al Lado, ConFusión y muchas más. Juancho con su guitarra, su hermano el Tommy, e innumerables compañeros en escenarios de toda laya, en los que desde hoy va a estar faltando un grande.

Roberto Larocca

Eternauta, El 0 1046

Basado en la crisis que trajo este Gobierno, aislado completamente de la realidad, con represión, abandono, desidia y frases gastadas como: “somos los mejores” mientras que debiéramos decir “son lo peor de los ultimos 50 años”, nace una consigna social con la idea de contener a todo el arco político.

Como pasó históricamente, ante la decadencia de un gobierno es primordial juntarnos todos y dejar de lado las diferencias y la memoria.
Esto me recuerda y vale como ejemplo, lo que nos decía Eduardo Galeano:

“Estoy leyendo una novela de Louis Erdrich. A cierta altura, un bisabuelo encuentra a su bisnieto.
El bisabuelo está completamente chocho (sus pensamientos tienen el color del agua) y sonríe con la misma beatífica sonrisa de su bisnieto recién nacido. El bisabuelo es feliz porque ha perdido la memoria que tenía. El bisnieto es feliz porque no tiene, todavía, ninguna memoria. He aquí, pienso, la felicidad perfecta. Yo no la quiero.”

Rescato lo último: esa memoria yo no la quiero, la desmemoria no construye y puede amontonar, juntar, acollarar, pero es muy difícil sostener acuerdos basados en lo irreal del punto de vista humano, donde se habla mucho, pero en la práctica aparecen ambiciones que dejan de lado teorías que hubieran estado bueno aplicar.

Hay un dicho popular que habla del “somos dos y armamos tres partidos”, ello habla de la crisis por falta de formación política, donde las estructuras políticas mayoritarias formaron seguidores y no líderes, existen nuevos espacios de construcción colectiva políticamente incorrecta (como se le dice a lo correcto) cuando llegan estas instancias política donde los espacios a ocupar en el poder, las elecciones son una herramienta, lo que debe prevalecer intacto es el movimiento , esa militancia que se acompaña , se disfruta , se comparten ideas, donde se aprende del otro valorando por sobre todas las cosas la diversidad y diferencias que en un punto se juntan .

A 36 años de democracia deberíamos observar la historia de todo lo que nos pasó como pueblo, la penetración cultural del individualismo, los ‘90 con la despolitización de los partidos políticos y este cierre con la práctica del desprecio por los humanos, priorizando más que nunca la economía neoliberal que solo está trayendo abandono al ciudadano y estado ausente, con prácticas que creíamos superadas. Si la idea era estar unidos para terminar con este modelo, me crea un sentimiento de dolor, que en estas instancias aparezca lo que no debemos ser como cultura, lo que hizo este gobierno al creer que todo empieza con uno cuando llega y olvidar que somos el otro.

Nora Cortiñas, durante un congreso en la Facultad de Psicología de Rosario, se preguntaba en voz alta; ¿Por qué somos así cuando llegan las elecciones? Está José que es bueno comprometido, cómo no lo vamos a votar; está Emilio, un luchador, tenemos que votarlo etc… Cuando abrimos la urnas, José unos votos, Emilio otro pocos, y otros muy poquitos, y no sumamos para queuno de los nuestros nos represente; aquéllos que nos hacen tanto daño sacan miles de votos y nos gobiernan mal por años, tanta diferencia tenemos entre lo que luchamos?,

Si me preguntaran si estoy dolido como militante sí que lo estoy y mucho, creo que no entendimos nada, somos como un “Eternauta”, hicimos todo lo que no hay que hacer.

El héroe verdadero de El Eternauta es un héroe colectivo, un grupo humano. Refleja así, aunque sin intención previa, mi sentir íntimo: el único héroe válido es el héroe ‘en grupo’, nunca el héroe individual, el héroe solo”.
Siempre se está a tiempo de modificar actitudes, esperemos que el futuro nos encuentre unidos salvando las diferencia pero juntos, sino, siguieran los Gobiernos para una clase privilegiada y para el otro exclusión, que somos la mayoría.

Ruben Eduardo Kelo Moreno

 

Most Popular Topics

Editor Picks