Rasca donde no pica 0 1465

Una mirada sobre la realidad política y social que atraviesa la Argentina

Por Rubén Moreno

Cambiemos fue el peor equipo de los últimos 50 años. No colaboró en políticas públicas sino que atrasó en dicho tema. Todo lo que sacó con excusas sin sentido se fue diluyendo, dejando lo logrado en la nada ni entendiendo la continuidad jurídica. Sólo le dio fuerzas al anterior gobierno sumándole sectores que tienen miradas parciales sobre política, entrando en una división marcada sobre una estrategia gubernamental con total desprecio por el otro (como excusa para llenar sus vacíos contradictorios en el decir y el hacer).

Su incapacidad llevó a la quiebra económica cruzando a todos los sectores con marcados caminos sin salida. Transformaron todo en una timba, desmontaron lo colectivo, lo que no sólo se construía en lo económico sino en los lazos humanos y se llevaron todo. La peor corrupción que llevaron adelante fue robarles hasta las necesidades a los jubilados, el empleo de miles de trabajadores, los pequeños empresarios, la educación, la salud, los pobres que siguieron cayendo sin piso a un vacío sin mañana.

Dieron pánico con su manipulación a las garantías constitucionales, hablaban proyectando desde la ignorancia como si fuera una charla de asado en alguna estancia con sus amigos. Todo se fue quebrando tanto que hasta hoy siguen hablando desde la nada cosas que ni ellos se creen, entrando en un fanatismo que sigue construyendo la cultura del odio que va ser difícil erradicar desde lo colectivo.

A un año del nuevo gobierno sabemos los problemas que dejó el gobierno anterior son complejos y graves pero no se solucionan con crónicas (es lo único que se escucha). Todo esto no hace bueno al peor gobierno de la historia pero tampoco debe garantizar como excusa para llevar adelante las mismas prácticas que vemos como terminó.

“Vemos llorar la biblia junto al calefón” pero las políticas neoliberales siguen, lo privado se antepone ante los intereses públicos, las limosnas como solución a la desigualdad social y lo triste que se siente culpa de estas malas prácticas.

Que no fanatice el solo mirar y no ver. La palabra cuando no se acompaña con la realidad no es creíble y a un año de un Gobierno duele mucho. La pandemia termina siendo una excusa para la violencia institucional, desalojos, represión, acuerdos impunes con mineras, inflación como impuesto y ajuste directo sobre los necesitados, recortes para débiles, beneficios para los sectores que más se enriquecieron, etcétera. Se escucha mucho decir esto es para beneficios del pueblo y nada de eso llega, pero cuando anuncias aumentos impuestos directos al día siguiente logran trastornar nuestra economía.

Lamentablemente el aislamiento de la política está marcando líneas paralelas: por un lado el gobierno y por otra los vulnerables. Siempre se está a tiempo para cambiar de rumbo y ojalá se reflexione y se gobierne para las mayorías.

Me ha contado el Pastor Miguel Brun que hace algunos años estuvo con los pobladores originarios del Chaco paraguayo y que formaba parte de una misión evangelizadora. Los misioneros visitaron a un cacique que tenía prestigio de muy sabio.
Éste, quieto y callado, escuchó sin pestañear la propaganda religiosa que le leyeron en lengua nativa. Cuando terminó, los misioneros se quedaron esperando su respuesta.
El cacique se tomó su tiempo. Opinó:
– Eso rasca. Y rasca mucho, y rasca muy bien.
Y sentenció:
– Pero rasca… donde no pica.

De “El libro de los abrazos”, de Eduardo Galeano.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A 66 años del bombardeo a Plaza de Mayo 0 989

La masacre de Plaza de Mayo dejó 308 muertos, la mayoría civiles, según estableció una investigación del Archivo Nacional de la Memoria (ANM) divulgada en el 2009 por el entonces secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.
Sólo 12 de los fallecidos (4 por ciento del total) estaban adentro de la Casa de Gobierno, donde impactaron 29 bombas, de las que estallaron seis.
“El resto de las bombas, proyectiles y fusiles semiautomáticos FN de fabricación belga que los infantes de Marina estrenaron ese día estuvieron dirigidos a la población”, según el informe con las principales conclusiones de la investigación del ANM.

En “connivencia con sectores políticos y eclesiásticos”, las Fuerzas Armadas “descargaron sus bombas y ametralladoras” contra la población civil “como forma de implantar el terror y el escarmiento, para lograr la toma del poder”
Hoy sigue intacto la cultura del odio a lo popular con otros rostros; legado de otras generaciones que les fueron inculcando y lo siguen regando para que no se marchite. Cualquier excusa es válida para manifestarlo, creemos que solo es de la derecha y como en el 55 hay un gran arco político que ya no lo oculta, es lamentable que aquellos que proclaman que defienden la vida , a los desprotegidos ,lo popular , es solamente un espejo para verse, hasta les debe ser molesto llevar esa mochila colmada de contradicciones.

La división los envalentonó, no es excusa la predica mediática, esos nombres cargados de odio y desprecio que le ponen a las mayorías populares y sobre todo al peronismo hasta les molesta las políticas populistas; toman la palabra populismo como si fuera mala palabra como tantas otras que se fueron deformando a través del tiempo: populismo, una postura política que busca, a través de diversas estrategias, el apoyo y consentimiento de las clases populares). Sin embargo, el término populismo es considerado mucho más amplio y complejo de definir.

Esto se debe a que se denomina como ‘populismo’ a diversas realidades, propuestas y estrategias políticas, económicas, sociales y culturales, que proponen defender los intereses generales de la sociedad a fin de alcanzar el bienestar común de los ciudadanos.

Hoy a 66 años nos preguntamos si lo volverían hacer, creemos que si porque en la mayoría de sus manifestaciones todavía no se bajaron de los aviones, cambiaron bombas por palabras ofensivas que siguen doliendo, siguen predicando la muerte ante la vida.

Ruben Eduardo Kelo Moreno

Periodismo 0 798

Por: Adriana Diez

Hacía unos días que daba vueltas en mi cabeza retomar el oficio y escribir sobre temas de actualidad de los que tenemos en abundancia, la pregunta que me hacía era de que hablar ya que hacía un tiempo que no ejercía esta “noble profesión”, pues bien, me decidí justamente hoy, ya finalizando este día especial para nosotres.

Hacer periodismo de periodistas no va con mi forma de brindar información, analizar actitudes o formas de hacer de algunos periodistas tampoco, pero sí decir de la impotencia que se debe sentir cuando no se dispone de libertad para opinar o informar sobre muchos temas relevantes, es más , debería haber un medio para frenar el mensaje erróneo y tendencioso que recibe la audiencia; últimamente todo lo que vemos y escuchamos con irresponsabilidad trae consecuencias desastrosas, no ayuda en estos momentos que estamos viviendo, mentir a la gente y desvirtuar la información a beneficio de algunos, claro ejemplo LA PANDEMIA, VACUNAS, INFECTADOS Y MUERTOS.

No te pusiste a pensar que diferente sería todo si nos hubiésemos manejado con responsabilidad y dejar odios, mezquindades y oportunismos, esta pandemia mundial sacó más de lo PEOR que de lo mejor de nosotres.

Quedaron expuestos aquellos que con su irresponsabilidad demostraron que no son lo que parecían, que no aprendieron lo del respeto al otro, es tal el desprecio que muestran, que no les importa que con su actitud mezquina de falsear la verdad y deformarla en los distintos medios de comunicación, están dejando en el camino a miles de ciudadanos que dan por sentada la información o la línea que bajan, es tal el resentimiento que acarrean que no miden que este flagelo va más allá de una bandera política partidaria, acá se juega con la vida de los ciudadanos, entonces me pregunto: cómo podemos festejar nuestro día del periodista?

No podemos luchar contra ese monstruo gigante que tienen el poder, que son los empresarios de los medios, pero lo que sí podemos los argentinos es ver la realidad que nos rodea y allí sacar nuestras propias conclusiones. En estos días falleció de Covid un conocido que repetía a quien lo escuchara que todo esto es un circo, un invento para robarnos y saquearnos, que la vacuna es una payasada y nos quieren envenenar…lamentablemente acabo de darle el pésame a la familia que dejó…pero, no lo estoy criticando, porque él vivía pegado al televisor y absorbía y confiaba lo que dicen permanentemente los irresponsables.

La realidad es para preocuparnos, debemos ser prudentes a la hora de informar o de opinar, debemos comprometernos con la realidad que nos toca vivir, este no es un mensaje onda amor y paz, está todo bien y falso positivismo, esto es grave, dejemos los individualismos de lado y actuemos en consecuencia, así podemos salir de esta terrible situación, quizá no sea mucho pedir que el año que viene para esta fecha podamos decir con esperanza que hayamos combatido el COVID y festejar el día del periodista como hacíamos siempre con alegría y juntada.-

Adriana Diez

Most Popular Topics

Editor Picks