PASO 0 370

El proyecto del gobierno nacional de eliminar las elecciones primarias, pretende retrotraer a las prácticas verticalistas de las cúpulas partidarias.

Por: Rubén “Kelo” Moreno

 

Todo se quiere medir por la plata como eje central de la política. Este nuevo ensayo del Gobierno Nacional, como tantos otros en los que termina retrocediendo con sus ideas endebles e ilógicas como la de sacar las Primarias, pone en evidencia que se quiere volver a las viejas prácticas de las cúpulas de los partidos con manejos verticalistas, donde cerraban la participación con operaciones espurias y poder económico.

Así, aquéllos que no estaban de acuerdo, armar listas para un 5 % de la interna, con afiliados de favores conseguidos y el ayuda memoria del poder: “Che, ya sabés lo que tenés que hacer, ¿cómo anda tu hija que entro al hospital, tu cuñado ?, siempre salían los mismos candidatos de los mandamás; las elecciones solo eran un trámite.

Con las PASO eso cambió, y así termino el famoso 5 % del llano, otros, sin posibilidades en el viejo sistema terminaron ocupando espacio en legislatura y otros, en los Concejos o Comunas.

Claro ejemplo es lo que pasa con la parte partidaria, se juntan, arman las listas, cierran las puertas y están años como los dueños de la quinta privada con derecho a cosechar quien su dedo señala; distinto seria si una reforma Orgánica partidaria se expusiera a consideración de sus afiliados, obligados a obtener el 30% de votos, de no llegar al porcentaje, quedarían anuladas las listas.

 

Son convenientes las políticas de control para que no se efectúen estos actos que alejan a la participación popular, logrando solo la perpetuidad en los cargos de las mismas personas, que en definitiva, cortan espacio a otras generaciones, sumado a esto, pierden visión de la realidad, por costumbre o tomado como un trabajo hasta jubilarse, fruto de ello se les hace difícil mirar realidades perdiendo el norte, al igual que las Reformas Constitucionales solo para darle un broche a estas prácticas que atrasan, hablando solo de reelecciones .

 

Las reformas deben ser para que los ciudadanos no solo voten, sino que exista un control sobre los representantes para poner límites a determinadas actos de gobierno o leyes que comprometan a futuras generaciones, profundizando las crisis, que los representantes garanticen con sus patrimonios sus acciones de gobierno, no creyéndose impunes por la inmunidad que le da ese cargo, – es todo lo contrario- de lo que piensan de lo que significa ese Derecho Constitucional sobre la inmunidad (Los fueros parlamentarios son otorgados a los Legisladores para que puedan cumplir acabadamente su gestión sin correr el riesgo de sufrir algún tipo de represalia, pero no para establecer inmunidad ante cualquier tipo de delitos.).

Otra forma de construcción participativa democrática, sería acortar los tiempos en los cargos a Concejales y Presidentes Comunales tendrían que ser de 4 años en los cargos para el partido que gana, cada dos años un concejal o presidente comunal se debe exponer en un voto junto a un nuevo candidato que suma el partido para re valorar su lugar en cada elección , así sería otra de las formas de hacer política con mayor participación, generando más compromiso sumado a los recambios construyendo democracia participativa.

Es evidente que estas prácticas desmoralizadoras -para anular participación política- solo lleva a la carencia de representatividad real, que en definitiva sirve para atrasar ,no visualizando gobiernos del pueblo ,sino de pequeños grupos, que hacen la vista gorda, mientras que la política está donde están los problemas y a su vez las necesidades.

Debe cambiar esa cultura de creer que si no se está en los medios, ni se compite para medir quien regala mas subsidios no existe políticamente, eso, modificaría la realidad de las mayorías, que en definitiva, de eso se trata la política .

 

La democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos.
Enrique Múgica Herzog

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rasca donde no pica 0 688

Por Rubén Moreno

Cambiemos fue el peor equipo de los últimos 50 años. No colaboró en políticas públicas sino que atrasó en dicho tema. Todo lo que sacó con excusas sin sentido se fue diluyendo, dejando lo logrado en la nada ni entendiendo la continuidad jurídica. Sólo le dio fuerzas al anterior gobierno sumándole sectores que tienen miradas parciales sobre política, entrando en una división marcada sobre una estrategia gubernamental con total desprecio por el otro (como excusa para llenar sus vacíos contradictorios en el decir y el hacer).

Su incapacidad llevó a la quiebra económica cruzando a todos los sectores con marcados caminos sin salida. Transformaron todo en una timba, desmontaron lo colectivo, lo que no sólo se construía en lo económico sino en los lazos humanos y se llevaron todo. La peor corrupción que llevaron adelante fue robarles hasta las necesidades a los jubilados, el empleo de miles de trabajadores, los pequeños empresarios, la educación, la salud, los pobres que siguieron cayendo sin piso a un vacío sin mañana.

Dieron pánico con su manipulación a las garantías constitucionales, hablaban proyectando desde la ignorancia como si fuera una charla de asado en alguna estancia con sus amigos. Todo se fue quebrando tanto que hasta hoy siguen hablando desde la nada cosas que ni ellos se creen, entrando en un fanatismo que sigue construyendo la cultura del odio que va ser difícil erradicar desde lo colectivo.

A un año del nuevo gobierno sabemos los problemas que dejó el gobierno anterior son complejos y graves pero no se solucionan con crónicas (es lo único que se escucha). Todo esto no hace bueno al peor gobierno de la historia pero tampoco debe garantizar como excusa para llevar adelante las mismas prácticas que vemos como terminó.

“Vemos llorar la biblia junto al calefón” pero las políticas neoliberales siguen, lo privado se antepone ante los intereses públicos, las limosnas como solución a la desigualdad social y lo triste que se siente culpa de estas malas prácticas.

Que no fanatice el solo mirar y no ver. La palabra cuando no se acompaña con la realidad no es creíble y a un año de un Gobierno duele mucho. La pandemia termina siendo una excusa para la violencia institucional, desalojos, represión, acuerdos impunes con mineras, inflación como impuesto y ajuste directo sobre los necesitados, recortes para débiles, beneficios para los sectores que más se enriquecieron, etcétera. Se escucha mucho decir esto es para beneficios del pueblo y nada de eso llega, pero cuando anuncias aumentos impuestos directos al día siguiente logran trastornar nuestra economía.

Lamentablemente el aislamiento de la política está marcando líneas paralelas: por un lado el gobierno y por otra los vulnerables. Siempre se está a tiempo para cambiar de rumbo y ojalá se reflexione y se gobierne para las mayorías.

Me ha contado el Pastor Miguel Brun que hace algunos años estuvo con los pobladores originarios del Chaco paraguayo y que formaba parte de una misión evangelizadora. Los misioneros visitaron a un cacique que tenía prestigio de muy sabio.
Éste, quieto y callado, escuchó sin pestañear la propaganda religiosa que le leyeron en lengua nativa. Cuando terminó, los misioneros se quedaron esperando su respuesta.
El cacique se tomó su tiempo. Opinó:
– Eso rasca. Y rasca mucho, y rasca muy bien.
Y sentenció:
– Pero rasca… donde no pica.

De “El libro de los abrazos”, de Eduardo Galeano.

Derecho a disfrutar el verano 0 631

La autora de la nota, Andrea Cabrera, padece esclerosis múltiple e integra RBC Freyre (Rehabilitación basada en la comunidad) desde donde gestionan para conseguir mayor accesibilidad entre otras acciones.
El caso de Andrea es el de miles de personas con alguna discapacidad física, que padecen las condiciones que la sociedad ofrece para la vida diaria.

Soy Andrea Cabrera, tengo 45 años, a los 20 me diagnosticaron con esclerosis múltiple; hice muchos tratamientos para que esta enfermedad no avance y mejorar mi calidad de vida, Sin embargo, después de 25 años de ese diagnóstico, hace un tiempo que utilizo para movilizarme silla de ruedas y/o andador.

Tras un año 2020 muy difícil para todos, la semana pasada fui a Potrero de Garay para descansar y lo que pretendía ser un momento de tranquilidad y disfrute, terminó siendo un suplicio para mí y mi familia.

El viaje para llegar a destino ya fue muy complicado: encontrar una estación de servicio con baños para discapacitados adecuados y limpios fue una tarea casi imposible. Casi tanto como encontrar restaurantes con sanitarios en condiciones para alguien como yo, con una discapacidad física. Fuimos a varios lugares de conocida “fama” en San Clemente, Potrero de Garay, Villa Ciudad de América y Los Reartes; en ninguno de ellos había baño para discapacitados, ni siquiera puertas anchas para que pase con el andador. Ni hablar de la existencia de una rampa. Y si hablamos de mojar los pies en algún río serrano, misión imposible, ni una “bajada accesible”, por lo que volví a Freyre sin tocar el agua, con la frustración de no poder disfrutar con mi familia esos momentos, solo me quedó la opción de mirar de lejos.

Y me pregunto, con mucho dolor, en esta Argentina donde todos reclaman por sus derechos (a abortar, a la igualdad de género, a la asignación universal por hijos, entre tantos otros), nosotros, los que no podemos caminar, ¿no tenemos derecho a disfrutar de unas vacaciones?

Esto es solo una muestra de todo lo que nos falta como sociedad para trabajar seriamente por la INCLUSIÓN. En la mayoría de los casos, las personas con cualquier tipo de discapacidad sufrimos a diario la vulneración de nuestros derechos.

Andrea Cabrera – Integrante RBC – Freyre

Most Popular Topics

Editor Picks