Laberinto 0 314

Argentina está recorriendo viejos caminos actualizados en el mismo laberinto, poniendo trabas, con ideas y acciones de Gobiernos con diferencias, las que no son tantas a la hora de buscar la salida.

El anterior Gobierno cerró fábricas y éste las abre, hay síntomas económicos, cuando a un empleador le cuesta pagar los sueldos y a los empleados no les alcanza para vivir dignamente hay un quiebre. Hoy, al mismo empleador, con el crecimiento macro le es fácil y no lo afecta pagar un sueldo, y al trabajador no solo no le alcanza, sino que lo pone al límite de la pobreza.
Tenemos que hablar, como siempre, que estos modelos siguen siendo garantizados por los mismos. Tener esa mirada de ninguna manera quiere decir, ni se debe interpretar, que el gobierno anterior debe volver como solución, sino todo lo contrario: profundizó los problemas y nada hace pensar que no lo hará en el futuro.
Su ideología plantea proyectos peligrosos para una sociedad que no aceptaría la quita de derechos, salvo algunos sectores que creen que el facilismo político y las frases vacías de realidad les van a solucionar lo que tanto le preocupa, desde un lugar privilegiado.
Este gobierno lleno de inseguridades, que todo lo charla, rompió la memoria y se olvida que fue votado en su mayoría por los sectores más necesitados.
La pandemia, la guerra, los malos antecesores, no deben seguir garantizando las dualidades de las malas prácticas políticas, que siguen profundizando la desigualdad; es fácil torcerlo desde un dunita con una bandera, o la opinión de alguna acción mediática, pero se vuelve soberbio con sus pares volviendo al pensamiento único como una verdad revelada.
A lo mejor vivimos en un país diferente a ellos en el famoso invisible para la mayoría y maravilloso para su micro clima, el dolor se profundiza al ver trabajadores sacrificados de esas empresas de los mandados, los comedores barriales que crecen aceleradamente, los refugios de hermanos en situación de calle, las miserias que reciben los comedores escolares, el crecimiento de barrios humildes, a los que no les alcanza para alquilar dignamente por los abusos de la propiedad, los que revuelven buscando qué comer, y todo se quiere solucionar con limosnas.
La tristeza se profundiza, se hace más visible en este país real. En el otro país el Estado subsidia y aporta fortunas sin miramientos, petroleras, mineras, todo su desarrollo es la fracasada teoría del derrame, existen dos líneas de pensamientos paralelos que se juntan en los que pugnan por el poder.
El pasado 25 de mayo, los curas de Opción por los Pobres afirmaron que “el Gobierno se ha olvidado de los pobres, del otro lado el ‘derecho’ a morir de hambre”.
Lo queda es que la política representativa deje de estar confundida y logre hallar la salida a tantos laberintos. De lo contrario, se pueden repetir hechos históricos que dejaron mucho dolor y tristezas a la tan manipulada Argentina.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prioridades 0 918

Nunca fuimos prioridad en la práctica y acciones de los distintos gobiernos. En todos los estamentos la brecha es muy grande en el decir o el hacer, debemos reconocer que les sigue saliendo bien pero a la mayoría las frustraciones nos ponen mal, sus estrategias unidas a la penetración cultural siguen siendo muy fuerte y no son casualidades sino consecuencias que creemos que somos parte.

Podemos citar algunas frases que llenaron de esperanzas como un ideal de vida como lógica humana: Alfonsín proponía una “entrada a la vida”, Ítalo Luder, “una patria con futuro”, la “revolución productiva” le pertenecía a Carlos Menem, “basta a las dificultades cotidianas” decía Eduardo Angeloz, “Dicen que soy aburrido” el eslogan de Fernando De la Rúa, la “Argentina que queremos” Néstor Kirchner, “unirse para cambiar” Hermes Binner, ”#SíSePuede” Macri, “Lo importante no es cambiar por cambiar, sino hacer cosas para siempre” Daniel Scioli, y “Argentina de pie” Alberto Fernández. Este último ni se entró a la vida ni tampoco hizo que estemos de pie ya que son solo frases, todos se corrieron a otro lugar y nos preguntamos por qué quisieron ser.

Hoy las prioridades son distintas a las que necesitamos. Se pone como eje al ciudadano como centro de discusión por recaudar dinero y nunca tuvieron interés ni en responderle por la Ley de Humedales.” Nuestro objetivo es construir un modelo sostenible, de consumo responsable y de cuidado del medio ambiente a nivel nacional” nos decía el gobierno en septiembre de 2020 y su mensaje está totalmente lejos de la realidad porque solo habla para su microclima.

Nos pasa en lo cercano ya que se pagan juicios a asociaciones civiles, se ayudó a empresarios de la salud con masas de dinero muy importantes, etc. Hay como una teoría con que quien da más dinero construye políticas; con lo que es de todos para algunos y no sobre tantos vecinos necesitados angustiados por situaciones causadas por la exclusión.

Hay muchas situaciones límites que estamos viviendo que nos atraviesa a todos como sociedad: narcotráfico, delitos urbanos, crímenes, femicidios, etc. Desde los distintos poderes son dolorosos los mensajes, son dolorosas las muertes por femicidio que suceden a diario donde las estadísticas son alarmantes y como respuesta la Corte Suprema anula la condena al femicida de Chiara Páez (su caso originó el “Ni Una Menos”, tenía 14 años, estaba embarazada de dos meses cuando fue asesinada en mayo de 2015 por Manuel Mansilla).También liberan a un empresario del juego clandestino que denunció complicidad de legisladores y a un fiscal general de delitos comprobados integrante de una asociación ilícita. Además con una mirada parcial sobre los fueros libera a un senador de ser juzgado por delitos que nada tienen que ver con su labor legislativa. Estos mensajes son muy perversos en los tiempos que están transitando y producen indignación social más allá de eslóganes, frases y discursos está a la vista donde están las prioridades.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Reclamando 0 835

Lamentablemente, o por suerte, el tiempo los termina desenmascarando dado que su pertenencia es leal a un mismo proyecto político, cuando tienen que acordar garantizando derecho pleno hacia un determinado sector social a los que ellos y sus medios adictos llaman “el poder real”.
Son los que históricamente manipulan a las mayorías desde ese lugar de privilegio. Se apropian del Estado representativo, no les interesa la elección del voto, ya que más temprano que tarde los elegidos se arriman para que les indiquen las políticas a seguir.

Debajo de la línea horizontal, que es la que divide realmente, están los otros, que a 39 años de recuperar la democracia deben vivir RECLAMANDO por derechos que no se respetan desde un Estado ausente que mira solo para arriba.

Esta gran mayoría son los ninguneados, los que deben luchar por salud, educación, justicia para ser visibilizados, los desocupados tienen que cortar calles , los sin vivienda tomar tierras, los jubilados rogar por una dentadura, con sueldos de apenas un 30% de una canasta básica, las madres del dolor, las victimas de femicidio con sus gritos de ayuda, no sólo no las escuchan sino que las dejan a merced del violento que terminan con sus vidas, los que sufren violencia institucional, los trabajadores de la salud, por mejores condiciones y sueldos justos, los del agua para que dejen de contaminarlas con desechos (cianuro), los del paren de fumigar para que se cambie el modelo productivo, por la Ley de Humedales, los hacinados reclamando viviendas dignas ,las generaciones que no conocen el trabajo digno y deambulan por oficinas por un bolsón para alimentarse solo unos días, las colas en las iglesia por ropa, los jóvenes reclamando a gritos que nos necesitan y como repuesta reciben porquerías que los mata en vida.

No hay proyectos políticos para ningún sector de la línea para abajo, solo se conquistan algunas reivindicaciones a través de los movimientos sociales organizados, derechos que en democracia deberíamos tenerlos todos desde que se nace, porque así lo dice nuestra Constitución, este espiral que se sigue construyendo no es bueno para la salud social en el tiempo, son muchos los reclamos sin repuestas y son muchos los privilegios para los de siempre.

Anunciar aumentos de limosnas para garantizar estos modelos para algunos, se alejan cada vez más de las soluciones, hay muchos hermanos que la están pasando mal, que sufren y mucho estas desigualdades, que este Gobierno de palabras y promesas fáciles comience a devolver la dignidad a las mayorías y no abundancia al poder real, sólo lo logrará recuperando la política, si no realmente vamos camino hacia el abismo.

Ruben Eduardo Kelo Moreno

 

Most Popular Topics

Editor Picks