Carlitos Balá en una jornada inolvidable 0 1247

Tanto su rueda de prensa como la tarde en el Verdi, se convirtieron en una fiesta en la que cada asistente, sin importar la edad, trató de rescatar lo que el cómico significó en su vida. Notable respuesta de los cañadenses en el festival solidario.

En una reunión que convocó a la prensa y los sponsorse que posibilitaron su vista, Carlitos Balá arrancó la mañana del domingo levantándose muy temprano para realizar, antes del mediodía, una rueda de prensa en la que contestó las preguntas de los medios cañadenses.
El gran comediante argentino historió sus comienzos, alegrando el viaje de sus amigos en los colectivos porteños, y antes aún, haciendo junto a su madre imitaciones que descolocaban a, por ejemplo, el dependiente de un banco al que iban a pagar cada mes los setenta pesos de un crédito.
“Hago un humor clásico, que aún está vigente, tal vez porque desde que arranqué anduve a la vanguardia. Mis personajes son sacados de cientos de personas que observé –y sigo observando- y de allí salieron  tipos y modismos. Petronilo, por ejemplo, es el sargento que tuve en la colimba. Es más, sin saber exactamente de donde provenía, algunos me escribían diciendo que ellos habían hecho el servicio militar unos años después que yo, y que habían conocido a un tipo igual al personaje: y sí, era el mismo sargento que tuvimos ellos y yo”.
Al terminar la charla, fue el turno de sacarse fotos. Cada uno lo hacía pidiendo a Balá que agregara el modismo que había quedado grabado desde tantos años atrás: desde un sumgutrule, hasta un gestito de idea.
Más tarde fue el turno del teatro Verdi colmado, con un lleno total de gente que, además de disfrutar de un espectáculo, aportó a la causa de tres instituciones de bien público cañadenses, Hogar de la Niña,  Hogar de Varones y Guardería Infantil.
Un apartado especial lo merece Rubén Carreras, factótum en buena parte de la movida que trajo a Carlitos al primer plano mediático, tras su intervención en la entrega de los Martín Fierro, y un grupo estrecho de colaboradores, además de las empresas que aportaron económicamente.
Mientras tanto, un hombre de flequillo, de 85 años, con un magnetismo que permanece incólume, que demostró que no son sólo palabras las que expresó en una parte de la conferencia de prensa: cuando se le preguntó de qué manera interpretaba la fidelidad de la gente para con él, respondió: “el secreto está en que recibo la misma ternura que siempre entregué”.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nahuel Pennisi: calidez y canciones en la Plaza cañadense 0 642

Nahuel Pennisi tuvo finalmente su cita con los cañadenses, luego de tantas postergaciones provocadas por los sucesivos fines de semana de lluvia.
El artista bonaerense llegó acompañado de una formación de piano, bajo, batería, percusión, flauta y armónica, y desarrolló un espectáculo de más de una hora, en el que desarrolló su repertorio con canciones propias y clásicos del folklore nacional, como el Humauaqueño, o El Témpano, la bella canción de Abonizio, para la que Nahuel invitó al escenario a Julieta Marucco, la cantante cañadense con la que suele compartir festivales. Pennisi recordó entonces épocas anteriores, cuando frecuentaba Cañada de Gómez, en peñas y visitas a gente amiga.

La sencillez y la límpida voz del artista que pasó por la Plaza se florearon luego en un puñado de canciones que mezclaron grandes éxitos de hoy de siempre, en una visita que fue un premio luego de tantas postergaciones y que el auditorio, como corresponde, aplaudió largamente y de pie.

 

 

 

Foto: Captura de pantalla

Most Popular Topics

Editor Picks