Sigue la controversia en el caso del muchacho que acusó a la policía de golpearlo 0 649

En nota con FM La Wapa, el médico policial Juan Carlos Midauar describió como leves las lesiones que presentaba el menor de 17 años que declaró haber sido golpeado por policías el último sábado, aunque aclaró que no se puede establecer quién las produjo.

En una entrevista al programa Mañana Wapa, el facultativo expresó que el joven, quien el día anterior había ratificado ante la justicia la denuncia realizada anteriormente por su familia, presentaba “una escoriación mínima en el brazo izquierda, y una escoriación en el arco superciliar”, compatibles, por ejemplo, por una caída.
De todas maneras, Midauar dijo que su examen estableció las lesiones, aunque no quién las había producido, aunque sí expresó que el motivo de llevar al joven al hospital fue el del estado de exaltación que presentaba, al que usualmente le sigue otro de depresión.
El secretario de Seguridad de la Provincia, Horacio Ghirardi, había respaldado la vesión policial de los hechos, aparecida en Rosario/12 y repetida en otros medios, cuando declaró que “No hay un solo elemento que amerite alguna decisión contra algún policía: en sede judicial la familia no ratificó el hecho de que la policía lo golpeó para que robara para ellos, y los análisis médicos no arrojan que el joven fuera golpeado por policías”.

En una nota aparecida también en Rosario/12, realizada por José Maggi, se leía que “D., el joven de 17 años cuya familia denunció que fue brutalmente golpeado en el interior de una comisaría en Cañada de Gómez, hasta dejarlo inconsciente, declaró ayer ante la justicia local: ratificó la denuncia que había hecho su hermana y describió a sus agresores. “Hijo de puta” me gritaban y me pegaban con los palos”, dijo el adolescente. Por su parte, familiares revelaron a Rosario/12 que no era cierta la primera versión que les dieron acerca de que el joven fue encontrado en un baldío desmayado. Un médico les confió que se lo llevaron inconsciente desde la propia comisaría.”
La nota de Rosario/12 continuaba “: Todo pasó a la salida del baile, en Puebla, donde tuve una pelea. Entonces me agarraron los milicos y me llevaron a la comisaría 1ª, que es la del centro, cuando entré me empezaron a pegar hasta que me desmayé y me desperté en el hospital”.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Condenaron a 5 años al autor de una cadena de robos de todo tipo 0 173

Agustín Ariel C., de 24 años, fue condenado a 5 años de prisión efectiva por el juez Álvaro Campos, luego de un juicio abreviado que tuvo lugar en los Tribunales de Cañada de Gómez.

El fiscal Franco Miatello le atribuyó diversos hechos delictivos, ocurridos entre el 10 de enero de 2020, cuando arrancó una reja a una vivienda en Artigas al 300, para luego llevarse una moto guadaña, hasta marzo de 2023, con un total de siete delitos.

A un mes de su debut, el ahora condenado entró esgrimiendo un revólver a un local comercial de Pellegrini al 1000, apuntó al dueño y se alzó con el dinero de la caja registradora.

Cuatro días después, el 23 de febrero de 2020, en compañía de un cómplice, accedió a un domicilio ubicado en Alberdi al 200 y robó alhajas, computadora, teléfonos y ropa.

Luego de un compás de espera de tres años, el 22 de febrero de 2023, también con la intervención de un segundo ladrón, ingresó por el techo de una casa en Ballesteros al 1600, rompió una ventana y sustrajo plata, alhajas y un teléfono celular.

Dos días después, en Ocampo al 700, entró a un local comercial luego de trepar un tapial, y se llevó mercadería del lugar.

El 28 de febrero del mismo año, en Quintana y Ushuaia, abordó a un hombre en horas de la noche, lo amenazó con una navaja y le quitó el celular.

Finalmente, el 7 de marzo de 2023 a la medianoche, en Mitre al 800, fue descubierto por una patrulla del Comando Radioeléctrico, mientras intentaba ocultarse de la policía a bordo de un vehículo utilizado como taxi. Cuando se lo interrogó por la procedencia de una bolsa que portaba consigo, la que contenía ropa, una esponja de acero, bicarbonato de sodio, y lo que entonces era una suma importante de dinero, unos 144 mil pesos, intentó ofrecerle parte de esa suma al personal policial a fin de dejar sin efecto el procedimiento.

Los cargos contra Agustín Ariel C. fueron, en rigor, dos hechos de robo simple, un robo calificado por haber usado arma de fuego, un robo y un hurto agravados por escalamiento, otro robo calificado por uso de arma, y el último, por cohecho activo.

 

 

 

 

 

 

Most Popular Topics

Editor Picks