EPE: una auditoría reveló una deuda de $ 30.000 millones en el período 2020-2023 0 211

Entre otros datos, se detectó una pérdida mensual de $ 4.200 millones por “fraude o robo de energía”, lo que representa un 7,32 % de la energía operada. “Estamos trabajando para tener una empresa eficiente, transparente, moderna”, remarcó el titular de la EPE, Hugo Marcucci.

El presidente de la Empresa Provincial de la Energía (EPE), Hugo Marcucci, presentó este jueves un informe sobre el estado de situación en el que se encontró a la Empresa. La auditoría fue solicitada por el gobernador Maximiliano Pullaro y por el ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini, y el informe tomó datos comparativos respecto de los períodos 2020-2023 contra los de 2015-2019.

Uno de los datos más relevantes es el déficit operativo de 30.000 millones de pesos “por la decisión arbitraria de mantener congelada la tarifa”, expresó Marcucci, quien afirmó que “esta gestión vino a transformar las cosas que no funcionan en la provincia. No estamos acá para aceptar lo que está mal y mirar para otro lado. Nosotros queremos transformar la EPE, y vamos a dejar todo para lograr una empresa eficiente, transparente, moderna, y para alcanzar este objetivo el primer paso es saber dónde estamos parados”.

Las conclusiones de la auditoría arrojaron inexistencia de visión estratégica, insostenibilidad económica, deterioro en la calidad del servicio, ineficiencia de procesos, y falta de innovación tecnológica.

Déficit y robo de energía

Respecto del déficit, Marcucci señaló que “no hay posibilidad de sustentar una empresa sin tarifas racionales, sin tarifas que representen los costos para la inversión, y que represente una garantía para que se pueda invertir”.
Además “hubo un 31 % menos de inversión en bienes de capital durante el período 2020-2023 contra el período 2015-2019”. En ese sentido, apuntó que “tiene que ser una política de Estado que haya una inversión significativa que nos permita mejorar la Empresa”.

Otro datos destacados tienen que ver con una baja en la calidad del servicio en un 8,5% y con cortes que duraban un 23% más de tiempo que en periodo de la administración anterior. Además remarcaron que se detectó una pérdida mensual de $ 4.200 millones de pesos por “fraude o robo de energía”, lo que representa un 7,32% de la energía operada. “Eso genera muchísimos prejuicios en la calidad del servicio, problemas de tensión, con las líneas, pero también es parte de la energía que nosotros pagamos y no cobramos, y no estoy hablando de sectores que por condición social tienen esta dificultad, sino también de aquellos sectores que pudiendo pagar energía, nos roban a todos los santafesinos”.

Además, hay 869 expedientes de factibilidades sin resolver en toda la provincia por 85.000 millones de pesos, de los cuales 200 edificios pertenecen a Rosario siendo estos por $ 25.500 millones. Estas conexiones están “en mora”.

El informe también arrojó que la EPE tiene un 27% de clientes, entre morosos e incobrables, por un monto total de $ 53.000 millones sólo en 2023, y ante esta situación “nadie acciona, nadie intima, y esto hace que la morosidad vaya creciendo”, dijo Marcucci.

Deudas

En materia de deuda que mantiene la EPE, la auditoría reveló que debe $ $ 1.500 millones en obra y $ 3.246 millones a proveedores. Marcucci se refirió a la deuda con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Camessa), “que representa 200 millones de pesos mensuales y que se dejó de pagar al comienzo de la gestión de (el ex gobernador Omar) Perotti, se hizo un convenio del que quedan 72 cuotas (de 96) por un total $ 19.000 millones. Pagamos $ 2.500 millones en el año de esta deuda heredada por no haber pagado en tiempo la deuda con Camessa”.

El informe reveló que en la gestión anterior otorgaban planes para grandes usuarios a tasas marcadamente negativas. “Tenemos en el 2023 una tasa del 30 % cuando la inflación corría al 211%. Eso también es una herencia que tenemos, lo hemos revertido, pero hubo pérdidas importantes en el orden de los $ 26.000 millones”.
“Se llegó hasta aquí por una gestión sin objetivos, sin búsqueda de eficiencia, generando condiciones de laxitud e irresponsabilidad, mala administración, lo que afecta al funcionamiento de la EPE y a los usuarios, y estos números respaldan lo que decimos”, sentenció Marcucci.

Finalmente, el titular de la EPE se refirió a las acciones dispuestas desde el inicio de la actual gestión y de los objetivos a futuro, y dijo que en breve se anunciará la colocación de GPS en cada vehículo; la reducción del contrato de seguridad de $ 4.000 millones a $ 3.000 millones para 2024, “buscando alternativas tecnológicas para garantizar la seguridad; un plan de recupero de energía que lo vamos a hacer con las universidades públicas, para que no se crea que se pueda robar energía a todos los santafesinos; también bajamos la flota de teléfonos en un 20l%; y los contratos de limpieza en $ 100 millones”.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Piden se declare la emergencia para Aguas Santafesinas 0 228

El ejecutivo provincial envió a la Legislatura un proyecto de Ley, que en su primer artículo expresa que “Declárase hasta el 31 de diciembre de 2024 en estado de emergencia a la prestación del servicio público de agua potable, desagües y saneamiento por parte de Aguas Santafesinas SA en el ámbito de la provincia de santa Fe”. Añade que tiene como fin atender en forma urgente la grave situación deficitaria que atraviesa la empresa “asegurando su continuidad, regularidad, generalidad y obligatoriedad”.
El gobernador tendría, en el caso de aprobarse, la facultad de determinar el régimen tarifario y elaborar un nuevo marco regulatorio.
De suma trascendencia: la emergencia permitiría discutir entre otros ítems, situaciones como la planta de personal, y la figura jurídica de la empresa, hasta ahora una sociedad anónima con mayoría estatal.

Informan que por ahora las crecidas por lluvias en Brasil no afectarán a Santa Fe 0 195

La Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia, dependiente del MInisterio de Obras Públicas, elaboró un informe en base a datos de diferentes organismos que están monitoreando la situación de las crecidas en Brasil, y que por el momento, y con información colectada hasta el 15 de mayo, no acarrearían caudal a territorio santafesino.

El funcionario que conduce la secretaría de Recursos Hídricos, Nicolás Mijich, perteneciente al Ministerio de Obras Públicas, informó que “las lluvias que se están produciendo en la región sur del Brasil, están provocando el desarrollo de una crecida sobre el río Uruguay, lo que por el momento y por la zona donde se produce el fenómeno al menos hasta el 15 de mayo, solo afecta a localidades ribereñas de las provincias de Corrientes y Entre Ríos; Paso de los Libres, Concordia y Concepción de Uruguay, entre ellas”.

“Esta Cuenca del río Uruguay es vecina a la del río Paraná y no presenta relación alguna con el escurrimiento del río Paraná. Por lo tanto, lo que ocurre actualmente en el sur de Brasil, hasta la fecha del informe elaborado, no tendrá ninguna influencia de tipo fluvial sobre el territorio santafesino”, explicó Mijich.

Cabe mencionar que las autoridades hídricas de Brasil y Argentina mantienen una fluida comunicación, existiendo entre ambos países el intercambio de informaciones hidrológicas, como también el seguimiento de todas las situaciones hidrometeorológicas que ocurren en ambos países a nivel de todos los grandes ríos que conforman la Cuenca del Plata.

Lo ocurrido y lo previsto

Más adelante, el secretario Mijich explicó que este fenómeno de lluvias copiosas ocurrido en Porto Alegre desde el 28 de abril, y por espacio inicial de los 7 días subsiguiente (hasta el 6 de mayo como primera parte del fenómeno), se registró como el más intenso en los últimos 30 años, hasta el momento el mes más lluvioso desde 1941.

“Porto Alegre vive un colapso sin precedentes, con falta de energía, agua, conexiones terrestres y aéreas, telecomunicaciones, alimentos, etc. Según el Instituto de Pesquisas Hidráulicas (IPH) de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul (UFRGS), el río Guaíba recibió, en 7 días, el total de agua esperado de todos sus afluentes para 4 meses. En términos de litros de agua fueron en total (entre el 1º y el 7 de mayo) 14,2 trillones al río/ lago Guaíba. Ese volumen equivale a casi la mitad del embalse de la usina de Itaipú, la segunda mayor hidroeléctrica generadora de energía del mundo, que posee 29 trillones de litros de agua y, prácticamente, el triple del tamaño de la superficie del lago Guaíba (1.350 km² versus 496 km²)”, detalló Mijich.

Asimismo, informó que, “de no mediar otros fenómenos importantes, se prevén nuevas lluvias intermitentes hasta el 21 de mayo sobre esa región sur de Brasil, a partir del pasaje de varios frentes fríos provenientes del sur, pero que no afectarán a la cuenca del río Paraná que es la incluye al territorio santafesino”, señaló el funcionario.

Desde provincia se realiza un monitoreo constante de la situación, que se irá informando en virtud de su desarrollo.

Most Popular Topics

Editor Picks