Falleció Héctor Bermúdez, un ícono de la TV cañadense 0 1484

El popular conductor y animador fue uno de los que encabezó el boom de mediados de los 80, cuando se multiplicaron los medios en la ciudad, y la tele local se instaló en los hogares para quedarse.

Era entonces “El Negro” Bermúdez. La década del 80, con sus raros peinados nuevos y el auge de las radios, el surgimiento de nuevos medios gráficos y las bandas de rock y pop, trajo también el cable y, anclado a ello, un canal local.
Fue entonces cuando multitud de cañadenses hicieron sus primeras armas en el ambiente. Estaban los que escribían, y los que ponían la cara en las pantallas, y los que hablaban en la radio, sí, pero también operadores, locutores, diseñadores, una modesta pero vital farándula que significaba el ingreso a la modernidad mediática, donde hasta la gente del llano se acostumbró que cualquiera podía aparecer en la pantalla o hablando en un micrófono sobre el zanjeo o el corte de los yuyos, flojos de realización por parte de la administración municipal de turno.
Y ahí, en medio de todos esos jóvenes arrogantes, estaba Bermúdez, que se la sabía lunga desde muchos años, hecho a los golpes que significaban poner la cara y la voz en radio y tele rosarina, a cualquier hora y sobre cualquier tema, pero desarrollando un oficio que los modernos ni soñaban con tener.

Su estilo tanguero y a la vez académico hacía que a veces se lo tomara a la chacota, pero mirá si hay que tener las cosas claras para lograr hacer que un programa como Paqueterías fuese el más visto y durara una ponchada de años como ocurrió, lejos del que le siguió en vigencia.
“Ca-sa-mientos”, decía, y todos esperábamos para ver los casorios bendecidos por el cura Ferrero, con la invariable cara de susto del novio, la serenidad de la novia recanchera, y la glosa del Negro.
“Reciben aguas bautismales”… repetía, y nos pegábamos a ver veinte bautismos al hilo, un verdadero pandemónium de pibitos llorando y padrinos transpirados.

A la vuelta de los años, cuando los jóvenes arrogantes ya no éramos jóvenes y la arrogancia había quedado en hilachas, algunos entendimos lo que el tipo significaba para la historia de los medios, para nuestra propia historia.
Una vez estuve en un pre La Falda, en Esperanza. Esa noche esa subsede del festival de tango por excelencia, iba a darle la bienvenida a Cañada como futura subsede para el año siguiente. De nuestra ciudad viajó una embajada tanguera con un cuerpo de baile, un par de cantores, y un locutor: Héctor Bermúdez. Eran épocas en que Cañada era minimizada como ciudad emprendedora: todas las demás eran mejores, las vecinas y por supuesto Esperanza, la anfitriona. Esa noche Bermúdez dejó chiquitos a los locutores esperancinos, condujo una velada como pocos sabían hacerlo como él, y hasta se cantó un par de tangos como los dioses.

Era El Negro Bermúdez, quien ocupó un ancho de banda aplastante en todos los medios de Cañada de Gómez. El que a paso sereno pero rítmico se dio cuenta como nadie de lo que significaba comunicar, tal lo que él mandaba al aire cada semana, cuando arrancaba Paqueterías: pura vida, para adelante, hacer lo que se tiene que hacer, y listo.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El municipio dispuso un nuevo punto verde para reciclaje 0 263

Como parte del fortalecimiento de acciones para el cuidado del ambiente, el Municipio junto jóvenes del grupo “Cañada Separa”, habilitó un nuevo punto verde para material reciclable. El mismo está ubicado en Plazoleta Catalino, en Balcarce y Schnack, y se suma a los que se colocaron en Plaza “Eva Perón” y “La Lomita” para depositar botellas plásticas.

Este nuevo punto verde consta de cuatro contenedores diferentes para depositar metales, papel y cartón, vidrios, y envases tetrabrik y telgopor. “Seguimos fortaleciendo una Cañada cada día más sustentable”, expresó Clérici y destacó que esto profundiza las acciones del programa “Cañada es tuya no al ensucies”, que lleva adelante el Municipio junto a jóvenes del “Ecoclub”, de forma interdisciplinaria con otras áreas de gobierno, sumado al trabajo mancomunado con diferentes instituciones.

A 66 años del bombardeo a Plaza de Mayo 0 490

La masacre de Plaza de Mayo dejó 308 muertos, la mayoría civiles, según estableció una investigación del Archivo Nacional de la Memoria (ANM) divulgada en el 2009 por el entonces secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.
Sólo 12 de los fallecidos (4 por ciento del total) estaban adentro de la Casa de Gobierno, donde impactaron 29 bombas, de las que estallaron seis.
“El resto de las bombas, proyectiles y fusiles semiautomáticos FN de fabricación belga que los infantes de Marina estrenaron ese día estuvieron dirigidos a la población”, según el informe con las principales conclusiones de la investigación del ANM.

En “connivencia con sectores políticos y eclesiásticos”, las Fuerzas Armadas “descargaron sus bombas y ametralladoras” contra la población civil “como forma de implantar el terror y el escarmiento, para lograr la toma del poder”
Hoy sigue intacto la cultura del odio a lo popular con otros rostros; legado de otras generaciones que les fueron inculcando y lo siguen regando para que no se marchite. Cualquier excusa es válida para manifestarlo, creemos que solo es de la derecha y como en el 55 hay un gran arco político que ya no lo oculta, es lamentable que aquellos que proclaman que defienden la vida , a los desprotegidos ,lo popular , es solamente un espejo para verse, hasta les debe ser molesto llevar esa mochila colmada de contradicciones.

La división los envalentonó, no es excusa la predica mediática, esos nombres cargados de odio y desprecio que le ponen a las mayorías populares y sobre todo al peronismo hasta les molesta las políticas populistas; toman la palabra populismo como si fuera mala palabra como tantas otras que se fueron deformando a través del tiempo: populismo, una postura política que busca, a través de diversas estrategias, el apoyo y consentimiento de las clases populares). Sin embargo, el término populismo es considerado mucho más amplio y complejo de definir.

Esto se debe a que se denomina como ‘populismo’ a diversas realidades, propuestas y estrategias políticas, económicas, sociales y culturales, que proponen defender los intereses generales de la sociedad a fin de alcanzar el bienestar común de los ciudadanos.

Hoy a 66 años nos preguntamos si lo volverían hacer, creemos que si porque en la mayoría de sus manifestaciones todavía no se bajaron de los aviones, cambiaron bombas por palabras ofensivas que siguen doliendo, siguen predicando la muerte ante la vida.

Ruben Eduardo Kelo Moreno

Most Popular Topics

Editor Picks