Falleció un joven accidentado en el fin de semana 0 290

La moto que tripulaba había participado de un choque con un vehículo similar, en la madrugada del domingo, en la esquina de Rivadavia y Oroño. El muchacho había sido trasladado en grave estado, con fractura de cráneo, al HECA de Rosario.

Este miércoles se produjo el deceso de Federico Báez, el joven de 18 años que había chocado con su moto contra otro vehículo similar que conducía un muchacho de 24 años, quien también había resultado lesionado.
El impacto s produjo en la esquina de Rivadavia y Oroño, alrededor de las 2 de la mañana del último domingo, y a raíz de la gravedad de las heridas recibidas, ya que presentaba fractura de cr{aneo, el joven Báez fue trasladado al Hospital  de Emergencias Clemente Alvarez, donde permaneció en grave estado hasta su fallecimiento producido en la noche de ayer.

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se prendió fuego un utilitario utilizado para servicio médico 0 155

Un incendio en un utilitario perteneciente a la empresa CEMI, se produjo este domingo poco después de las 10 de la mañana en San Martín al 900.
Según informó la mujer que manejaba el vehículo, al ponerlo en marcha comenzaron a salir llamas del motor, las que la conductora combatió con un extinguidor.
Posteriormente, Bomberos Voluntarios completó el trabajo y enfrió la zona afectada, en un episodio en la que solamente se produjeron daños materiales.

Incendio de proporciones detrás de una estación de servicios 0 129

Un incendio de importancia se produjo el sábado, en las primeras horas de la tarde, detrás de la estación de servicio Tunquelén, donde tomaron fuego un centenar de cubiertas, un acoplado y restos de vehículos abandonados.
Al lugar llegaron tres dotaciones de Bomberos de Cañada de Gómez, las que debieron trabajar arduamente para combatir los focos, con la dificultad extra provocada por la combustibilidad de los elementos que se estaban quemando, los que provocaban llamaradas de gran altura, incendiando las ramas de los árboles que caían encendidas, lo que constituyó un peligro extra para la integridad física del personal actuante.
El fuego se propagó hasta alcanzar una vivienda deshabitada y un galpón, los que no sufrieron daños por el arduo trabajo de los bomberos, que detuvieron las llamas cuando ya ingresaban al galpón.
En total, la extinción del incendio necesitó de tres horas y media de trabajo del Bomberos Voluntarios.

Most Popular Topics

Editor Picks