Muerte de José Luis Cabezas, en un nuevo aniversario de su asesinato 0 143

Se cumplen 26 años de aquel triste 25 de enero de 1997, día en que el fotógrafo José Luis Cabezas fue asesinado por una banda mixta de policías y delincuentes.

Cuando mataron a José Luis Cabezas nos mataron a todos, recuerdo la angustia que produjo en todos los sectores sociales, nos sentimos solos, desprotegidos ante el poder que no se ve pero volvía a matar para amenazar y decirnos mandamos nosotros, somos impunes, la Argentina como hoy vemos, era una ensalada de trascendidos, mentiras, versiones ilógicas. pero esa indignación nos unió en una frase que representó el sentimiento popular todos somos cabezas, resulta difícil con la impunidad del poder decir Nunca Más pero muchos seguimos construyendo con militancia, compromiso en lo colectivo, hoy debemos ser conscientes de la importancia de la unidad para romper estas paredes que nos tapan de injusticias , no a cualquier costo, sí contemplando las diferencias y promoviendo los consensos en una gran resistencia contra este mismo poder que sigue volviendo con otros rostros.

Rubén Kelo Moreno

Noticia AnteriorNoticia Siguiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hebe 0 337

El primer impacto que tuve, con una figura que me erizó la piel, fue en los ’90, en Rosario. Me enteré que se realizaría un acto pidiendo justicia por María Soledad Morales, quien el 8 de septiembre de 1990, en Catamarca, fue drogada, violada, asesinada y arrojada en un descampado a la vera de la ruta. Su cuerpo fue encontrado dos días después en un basural a 7 km de la ciudad, en un caso que se convirtió en emblemático. Su amiga Marilyn Varela comenzó entonces a recorrer caminos pidiendo justicia.
Ese día, al finalizar el acto, me encontré con esa mujer de tanta personalidad, caminando junto a Marilyn.
Era Hebe, tantas cosas recorrieron mi cuerpo al saludarla, me quedé pensando en su lucha, en sus palabras en las que razonaba sobre este recorrido del poder y la impunidad.
Pasaron muchas cosas en el después: visita a la ciudad de Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario junto a todos los organismos de derechos humanos de esa ciudad, y a raíz de tan notables visitas se fundó en Cañada de Gómez el primer movimiento defensor de los DDHH .
Visitaron Cañada muchos referentes, como Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la paz. A Hebe la veíamos muy lejos, era difícil que pudiera realizar una visita. Comenzamos los contactos, y el día que dio el sí pareció un sueño, fue un 20 de junio del 2000.
Ni bien bajó del avión -antes de ese abrazo que seguirá presente en mí – me relató lo que pretendían hacer para impedir esa visita tan esperada desde algunos sectores de la ciudad, incluidos militantes históricos de doble faz; estaba horrorizada, manifestó que en tantos años de lucha nunca pensó pasar por esa situación de personas que conocía por referencias de su entorno .
“Todavía hoy no puedo creer que gasten tantas energías en perseguir ideologías, nunca van a entender que las Madres somos de todos y no de un grupo de iluminados”, me quedaron grabadas esas palabras.
A su paso por la ciudad realizó varias actividades, como charlas en colegios, programas de tv, debate en una biblioteca.
Lo que quiero resaltar como idea en esta nota son las conversaciones personales que compartimos durante los dos días que estuvo hospedada en casa, tantas preguntas y repuestas de una persona que recorrió gran parte del mundo llevando su lucha, conociendo grandes personajes que son historia como referentes.
Estuvo con Presidentes, dio ejemplo de la mirada que tenía sobre el mundo, y viendo lo que estamos pasando hoy. No solo estuvo con líderes políticos sino con artistas, escritores y personajes mundiales, no era casualidad; su formación intelectual, la mirada crítica de la realidad política y su poder de análisis, la hacía un ser admirable.
El 30 de abril de 1977 un grupo de Madres decidió ir a la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, para llevarle al presidente de facto Jorge Rafael Videla una carta reclamando por información sobre sus hijos. “Nos empezamos a juntar en la plaza. Hasta que un día vino la policía nos pegó y dijo: ‘Caminen’, y nos agarramos del brazo y empezamos a caminar de a dos”, recordó Bonafini. Así nació la emblemática protesta de las Madres: la marcha en círculos alrededor de la Pirámide de Mayo, el monumento en el centro de la plaza, el que simboliza la libertad. Decidieron repetir esta ceremonia todos los jueves de 15.30 a 16, un horario en el que el lugar estaba colmado de gente.
Ese octubre, las madres participaron de un tradicional evento religioso juvenil: la peregrinación a la Virgen de Luján
“Si hay un millón de jóvenes y los nuestros no están, tenemos que ir nosotros”, concluyó Bonafini.
Para reconocerse entre la muchedumbre adoptaron su icónico pañuelo blanco, que en un principio fabricaban con tela de pañales, como representación de sus hijos. Ese pañuelo se convirtió en su símbolo, y su marcha alrededor de la plaza en una pacífica pero poderosa forma de protesta que logró llamar la atención de Organismos de Derechos Humanos internacionales y de la prensa extranjera, en momentos en que casi todos los medios argentinos estaban censurados, o eran funcionales al gobierno de facto.
Le pasaron muchas cosas en la vida, y eso la situó de repente en un lugar inimaginable para ella. Cuando nos enteramos de su partida sentimos un profundo dolor, recorrido por imágenes y hechos que la tuvieron como protagonista. Hebe es una mujer de la historia, y sus banderas seguirán presente en los corazones militantes, en cada marcha por pedido de igualdad en derechos, nada tapará lo que fue, ni el negacionismo, menos la cultura histórica del odio a lo popular .

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Engaña pichanga 0 580

Están profundizando las consecuencias, sin revisar las causas ni tomar conciencia que se está entrando en un espiral que nos puede llevar a situaciones sociales inimaginables.
Los signos de estas prácticas deberían alarmar a estos sectores que toman a la sociedad como si fuera un juego donde predomina la soberbia, mezquindad, ambiciones desmedidas, y esa hambre insaciable que nada tranquiliza; esto está penetrando socialmente y nos tiene desconcertados.
En un punto nos llega esa violencia que se está viviendo, si observamos cómo se van sumando ladrillos, desde lo irracional, para este gran muro que se está armando.

La Corte Suprema de Justicia Nacional con su asalto a los otros poderes, violando la Constitución que debe defender, nos deja indefensos e incrédulos ante tamaña actitud, cuando en un acto de violencia, impone a un Senador en el Concejo de la Magistratura, con total descaro y en línea de pensamiento con la Corte, alguien que desprecia el Estado de Derecho, traicionado por su subconsciente, ignorando estos 39 años de democracia, congraciado con la dictadura más sangrienta, que violó todos los derechos, lastimando a todas las victimas de ese proceso, las que siguen reclamando memoria, verdad, y justicia.
Una jueza a quien le toca investigar el atentado terrorista contra la Vice Presidenta, y que cuando en la línea investigativa aparecen nombres ligados al poder, los que la ubicaron en ese lugar, deja de avanzar y comienza aislarse en un acto de injusticia.

Jueces que fallan a favor de violentos que amenazan de muerte a sectores políticos, medidas judiciales que benefician a los acusados de delitos graves, persecución ideológica, los familiares de los muertos del ARA San Juan, quienes en vez de justicia solo reciben la impunidad del poder.

Las empresas de medios de mucha influencia en los grandes sectores que consumen estas líneas editoriales, cargadas en su mayoría de mentiras comprobadas en la web, pero que de tanto repetirlas aparentan ser verdad, parecen inspirados en Joseph Goebbels, mano derecha de Adolf Hitler. La frase de Goebbels, mientras ocupaba el cargo de ministro de Propaganda durante el III Reich fue “miente, miente, que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira más gente la creerá”.
Los referentes periodistas de estas empresas recorren medios y redes sociales, aportando estas prácticas, conscientes de dónde tienen que llegar para indignar a vastos sectores.

En un país que exporta alimentos y que habla de crecimiento económico, pero muestra esa gran peregrinación de pobres para reclamar comida, pero que a su vez revindica como un acto revolucionario las metas de un pago de deuda externa… Decía Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz y referente mundial por los DDHH: “Perdonen mi ignorancia pero, a qué se refieren cuando afirman que hay que honrar la “deuda soberana”: ¿Por qué el país, tiene que pagar lo legítimo y lo ilegítimo sin investigar una deuda inmoral, injusta, manchada con la sangre del pueblo? ¿Por qué pagar una deuda que ya se pagó tantas veces? ¿Qué han hecho los gobiernos democráticos para no ceder la soberanía nacional a tribunales extranjeros y evitar este engaño?”

Cuando era niño armaba una pelota de trapo con papel de diario y medias viejas, y la envolvía con piolines para que resista las patadas. También nos divertíamos con otros juegos, entre los que estaba uno al que llamábamos el “engaña pichanga”. Cuando alguien contaba algo y dudábamos, o descubríamos que nos mentían, le decíamos que era un engaña pichanga (porque nos querían “meter el perro”). Y cuando descubríamos la mentira recibíamos un caramelo y cuando no, debíamos pagar una prenda.
En nuestra Argentina, podemos seguir enumerando actos que construyen violencia. En el pasado se hablaba de la caridad que contenía el descontento, hoy pensamos que es más fuerte la indignación, siempre se está a tiempo para modificar rumbos, lo que no siempre está es la capacidad para mirar lo que se está logrando con tantos actos de confusión, con un juego perverso. La política y el bienestar de un pueblo no son un juego, sólo necesitan democracia plena con estado de derecho, y no una lucha de sectores constructores de sus propio bienestar.

Rubén Eduardo Kelo Moreno

Most Popular Topics

Editor Picks